Con una ceremonia de despedida que estuvo acompañada de buenos deseos de familiares y autoridades, el Buque Escuela Guayas zarpó, la mañana de este jueves, en su travesía número 31 denominada Velas Latinoamérica 2018.

Durante la ceremonia, el capitán de la nave, Ricardo Unda, auguró que los guardiamarinas cumplan su periplo viviendo un régimen de disciplina y espítiru para desempeñarse en este buque que tiene como misión completar la formación profesional e integrar a los futuros marinos con la vida en el mar.

Cada uno de los familiares tuvieron un espacio de cinco minutos para despedirse de los guardiamarinas que vistieron camisetas de colores amarillo, azul y rojo.

Miriam Moreno y el comandante Rodrigo Moreira despidieron a su hija Miriam, quien iría como una de las ocho mujeres guardiamarinas de este crucero. "Estamos muy orgullosos de que irá a cumplir su sueño", dijo la madre secándose las lágrimas.

Publicidad

Con arco de agua, el buque Escuela Guayas zarpó de la Base Naval Sur rumbo a su periplo trigésimo primero con un total de 150 tripulantes, entre esos 45 guardiamarinas, y participarán en la regata internacional Velas Latinoamérica 2018. pic.twitter.com/iBRZvF7OE4 vía @abajanae

Entre los padres abrazaban y les deseaban buenos deseos a cada uno de los guardiamarinas. Juan Morales despidió a Pedro Morales, tripulante del buque. "Recién volvió de otro destacamento y lo cambiaron acá (base sur). Cuando toca, toca, así es esta carrera", dijo el padre tratando de mantener la tranquilidad en la partida de su hijo.

Keyla Luna, otra guardiamarina, se despidió de su madre, Alexandra Ordóñez. Es la primera vez que se aleja por tanto tiempo: seis meses. “Que cumpla sus sueños, es un poco doloroso pero trataré de mantener contacto”, dijo la madre.

Yair Aguilar, también guardiamarina, contó bromeando con sus padres, Ketty y José, que conseguiría una novia ‘chilena’; pero retomando su seriedad dijo que buscará conocer más sobre labores de otras marinas. “Espero especializarme en el área de superficie y manejar buques de guerra”, dijo.

A las 10:00, la tripulación subió al buque, primero lo hicieron trotando los guardiamarinas cantando "Ecuador, Ecuador, Ecuador". Luego les siguió el resto de la tripulación y oficiales entre esos el capitán Ricardo Unda.

Publicidad

Con la presentación de la banda musical del buque tocando "Un beso y una flor" zarparon en medio de un arco de agua de dos buques ubicados cerca de la base naval sur. 

Familiares acompañaron despedida de la tripulación del buque, que participará en regata internacional desde el 23 de mayo próximo cuando llegue a Chile. Foto: Francisco Verni 

Este buque irá a un crucero nacional que incluye Puerto Bolívar, Manta y Galápagos, luego seguirá a Chile donde se unirá al evento de regatas Velas Latinoamérica 2018. Hasta octubre avanzará a países como Colombia, Rep. Dominicana, Curazao y México.

“Esta experiencia marcará sus vidas y, de retornar al puerto base con la bendición del Todopoderoso, serán parte del selecto grupo humano que tuvo el privilegio de representar al país a bordo de esta nave blanca”, dijo el capitán del buque, Ricardo Unda.

Sumándose, Darwin Jarrín, comandante de operaciones navales, auguró que los guardiamarinas demuestren en esta travesía valores. Deseó que e se gradúen de marinos en diciembre. El deseo del “buen viento y buena mar” se replicó.

Publicidad

Arribo a Guayaquil

Entre el 28 de junio y el 2 de julio, el evento de velas tendrá una estancia en Guayaquil. Aquí como el resto de puertos podrán confraternizar entre las delegaciones y conocer más sobre sus labores, así también la comunidad podrá visitar las instalaciones de los buques. (I)