Quito-San Lorenzo

Tras 24 horas de estar desaparecidos un periodista, un fotógrafo y un conductor, todos pertenecientes a diario El Comercio, el Gobierno ecuatoriano confirmó ayer que los tres fueron secuestrados, la mañana del lunes pasado, en Mataje, San Lorenzo (Esmeraldas). El equipo recorría la zona norte de la provincia debido a los últimos atentados ocurridos.

Hasta la tarde de ayer no se señalaba a un grupo específico como el autor del secuestro, pero el ministro del Interior, César Navas, quien es el vocero oficial en este caso, cree que este hecho de violencia es una reacción de grupos armados disidentes que operan en Colombia, en la frontera con Ecuador, que han sido afectados por el trabajo de control y la presencia del Estado ecuatoriano.

Sin dar mayores detalles, por la investigación en marcha, Navas confirmó que ya se habría tenido contacto con los secuestradores y que los tres afectados están en buenas condiciones. Las autoridades ecuatorianas presumen que los captores llevaron hasta territorio colombiano a los secuestrados.

Publicidad

A decir del ministro, el secuestro se produjo en horas de la mañana en la parroquia Mataje y que antes de ingresar a la población el equipo periodístico pasó por un retén militar en el que habrían recibido las advertencias correspondientes del riesgo de circular por esa zona. Del paso del grupo en una camioneta existiría el registro en una bitácora militar.

El equipo habría llegado a San Lorenzo, el domingo último, en reemplazo de otro que estuvo en la zona por cuatro días. Ellos se hospedaron en una hostería, donde se registró su última salida a las 07:00 del lunes pasado. Datos preliminares revelan que el último contacto del grupo fue a las 08:30 del día en que desaparecieron.

Este hecho es uno de la lista de acciones criminales que empezaron en la frontera norte el 27 de enero pasado, con la explosión de un carro bomba en el Cuartel Policial de San Lorenzo y continuaron 48 días después con la detonación de una carga explosiva junto al retén de la Armada en Borbón, cantón Eloy Alfaro.

Dos días después de lo ocurrido en Borbón (18 de marzo) se reportaban dos ataques con bomba en dos zonas.

Publicidad

Los atentados pasaron de pequeños daños materiales y leves afectaciones a personas, a muertes. En Mataje, el 21 de marzo pasado se dio la explosión de un tanque bomba que originó que tres infantes de Marina mueran al instante, dos pierdan extremidades y ocho resulten con heridas.

Horas después de que el periodista, el fotógrafo y el conductor de El Comercio ya eran buscados, en el kilómetro 7 de la vía Mataje dos nuevas bombas eran activadas. Esta vez la afectación se centró en un tanquero de agua militar.

Finalmente el secuestro se mostró como otra de las formas usadas por estos grupos al margen de la ley que, según Navas, tendrían vinculaciones con el narcotráfico.

Paralelamente a los operativos de búsqueda que se implementaron con grupos policiales en San Lorenzo, la noche del mismo lunes, el ministro Navas, el ministro de Defensa, Patricio Zambrano; el fiscal general, Carlos Baca, se reunieron en el ECU-911, en Quito, con representantes del medio de comunicación y familiares de los tres secuestrados.

Publicidad

Allí se les habría dado a todos más detalles de lo ocurrido e incluso información sobre los protocolos que se deben seguir en estos casos.

Las investigaciones en este caso continúan no solo en la zona donde se dieron las desapariciones forzadas, sino también en Quito, mediante agentes de la Policía especializada en secuestros.

Plantones
Un grupo de comunicadores se convocó para la noche de ayer a un plantón de apoyo a los tres secuestrados. La acción se dio a las 19:00, en la Plaza Grande, de Quito; en Guayaquil también se citó en la Plaza de San Francisco.

Condenas
Más de 190 periodistas y demás trabajadores de la comunicación rechazaron el secuestro y pidieron que el Estado garantice la seguridad de los periodistas. La Sociedad Interamericana de Prensa lamentó el hecho. (I)