Historia del Austro en una exhibición

Miércoles, 14 de Marzo, 2018 - 00h00
14 Mar 2018
Historia de Austro en una exhibición Historia de Austro en una exhibición
Historia de Austro en una exhibición
(Fotos tomadas del Ministerio de Cultura y Patrimonio) Al contar con numerosas fuentes de oro, cobre y plata, los cañaris los utilizaron para la manufactura de objetos de adorno personal, armas e insignias de poder. Estos caracterizaban a esta cultura.
Historia de Austro en una exhibición
En este espacio se exhiben 330 piezas arqueológicas hechas en los años 8060 y 5585 a. C. por los cañaris.

Un viaje arqueológico y antropológico de más de 10 mil años en el devenir histórico de los primeros habitantes del Austro se presenta como una nueva opción de esparcimiento en el Museo. Desde la semana pasada se reabrió la Sala Permanente Arqueológica Pumapunku: Mundos de la Memoria.

En este espacio se describe el trabajo científico realizado durante la década de los 80 en el sitio arqueológico de Pumapungo, ícono patrimonial cuencano.

Se exhiben 330 piezas materiales recuperadas, de ellas la mitad fueron encontradas en el el sitio arqueológico de Pumapungo, y son de cerámica, piedra, metal y concha spondylus, indica el Ministerio de Cultura y Patrimonio en su portal web. Estos bienes patrimoniales se complementan con dioramas que describen la cotidianidad del ser humano en seis periodos históricos: Precerámico (Chobshi), Narrío, Tacalzhapa y Cashaloma, correspondiente a la fase de Integración de la cultura Cañari; Inca y la Colonia.

Jorge Ortega, museógrafo de Pumapungo, menciona que el proyecto expande las temáticas culturales representadas en el interior del contenedor arquitectónico con el sitio arqueológico. “La teoría se puede conectar y palpar con el vestigio”.

Los presencia inca (entre 1480 y 1600) y su influencia en el país cañari también se retratan en la muestra. (I)

Historia del Austro en una exhibición
Intercultural
2018-03-14T00:00:33-05:00
En este espacio se exhiben 330 piezas arqueológicas hechas en los años 8060 y 5585 a. C. por los cañaris.
El Universo