Actualizado a las 20:40

La profesora franco-brasileña Manuela Picq volverá a Ecuador la próxima semana para pedir personalmente la visa en la Cancillería. Tomó esta decisión tras conocer la apertura de las altas autoridades diplomáticas para su retorno pese al sinnúmero de pedidos sin respuesta de los últimos dos años.

Picq ha anunciado que habrá una rueda de prensa la mañana del martes en la sede de la Ecuarunari, organización de la cual su esposo Yaku Pérez Guartambel, es presidente.

Publicidad

En la misma rueda de prensa en que ayer la canciller María Fernanda Espinosa confirmó el otorgamiento de la nacionalidad ecuatoriana al asilado activista Julian Assange, dijo que no hay restricción para que Picq, compañera del líder indígena Pérez Guartambel, ingrese al país.

Entrevistada la mañana de este viernes sobre el tema, Picq la calificó como una excelente noticia y una gran sorpresa la posibilidad de su posible ingreso a Ecuador para en 90 días poder solicitar su visa.

En una entrevista con Citynoticias (Radio City 89.3 FM de Guayaquil), resumió que ha tenido dos años y medio de trámites y entrega de documentos sin respuesta, entre las que ha intentado ingresar mediante vida de amparo familiar por su matrimonio ancestral o a través de visas otorgadas por organizaciones a las que Ecuador pertenece como la de Mercosur, a la que ha aplicado en meses pasados.

Publicidad

Si la Canciller @mfespinosaEC dice q soy bienvenida, espero que me otorgan la visa Mercosur https://t.co/ed6FpMI6h2

Aunque Manuela dijo saber que el presidente Lenín Moreno desde el mes de julio había manifestado su apertura personalmente con Yaku Pérez para su retorno, no ha existido respuesta ni desde el Ministerio de Relaciones Exteriores ni desde el Registro Civil, hasta ayer.

@manuelapicq , como repetidamente hemos indicado, no hay ningún obstáculo legal para tu ingreso a Ecuador. Cuando quieras, serás bienvenida. #ManuelaBienvenidaAlEcuador

Caso Glas Viejó

Publicidad

En la entrevista también lamentó no haber tenido la misma suerte de su compatriota el franco-ecuatoriano Guillaume Long, quien fue canciller de Ecuador, de quien dijo "pudo hacer política y fue nacionalizado, se presentó como la cara de Ecuador en el mundo; en cuanto a mí, compañera de un líder político, pero hacía una cobertura periodística como cualquier periodista o académica que hacía investigación", porque visibilizó el caso Glas Viejó.

Manuela Picq considera que su expulsión no se debió precisamente a ser la compañera del líder político Pérez Guartambel, sino a la investigación periodística que realizaba al cubrir el caso de violación de Jorge Glas Viejó, padre del ahora exvicepresidente de Ecuador, Jorge Glas Espinel.

"Quedaba en la impunidad un problema de violencia sexual hacia los menores que sigue siendo muy fuerte en Ecuador", visibilizar el caso de esa niña violada "fue un problema para el gobierno, y para el vicepresidente Jorge Glas", dijo. (I)