Al pie del volcán Chimborazo, con un viento que soplaba por momentos fuerte, decenas de vicuñas fueron agrupadas para el primer chaccu Ecuador 2017. Los animales fueron capturados, arrreados y encerrados en la manga de captura para la esquila de la mecha o fibra.

Ocurrió tres décadas después de la introducción de este animal silvestre, que se adaptó en forma exitosa en la Reserva de Producción de Fauna Chimborazo, donde se estima que alcanzaron ya las 7.185 unidades, según el estudio poblacional que se realizó el año pasado.

Las primeras 377 vicuñas se introdujeron entre 1988 y 1998 y llegaron procedentes de Chile, Bolivia y Perú.

Maritza Vaca, de la Escuela Superior Politécnica de Chimborazo (Espoch), comentó que una vez que la vicuña pasó el control de las especies en peligro de extinción, y superó los 7.000 ejemplares, se procedió a hacer este primer chaccu, para la esquila de los animales.

Publicidad

Cuando las vicuñas entran a la zona de la manga se escogen las que pueden ser esquiladas, que por lo general son ejemplares adultos. La esquila comprende los flancos, pues el pelo blanco que está en el pecho del animal se queda ahí.

Vaca explicó que se esquila el 30% del total de vicuñas capturadas, con el fin de que a futuro sean los comuneros los que hagan esta labor. Se capacitó a la comunidad para formar la Asociación de Manejadores de la Vicuña.

La especialista peruana Norma Bujaico Mauricio dijo que para que la vicuña sea sometida a la esquila debe tener una longitud de mecha o fibra de 2,5 centímetros, para que se la pueda comercializar.

En el chaccu que se realizó el martes se evidenció un promedio del peso del vellón entre 180 y 200 gramos, que lo calificó como bueno. También recomendó bajar al tiempo mínimo, desde la captura hasta la esquila, por bienestar del animal.

El ministro del Ambiente, Tarsicio Granizo, estuvo en el chaccu con autoridades y comuneros de Chimborazo, Tungurahua y Bolívar, donde está comprendida la Reserva.

El funcionario resaltó como logro que hace algunos años en todos los países de la región no había más de 7.000 vicuñas, pero que ahora esa cantidad se la tiene solo en la Reserva. (I)

Reserva

Páramo. La prefecta (e) de Tungurahua, Cecilia Chacón, señaló que el páramo de la Reserva de Chimborazo es distinto y privilegiado, porque no se compara con los altiplanos bolivianos o las reservas del Cayapas. Las autoridades instaron a la comunidad a involucrarse más en este proyecto.