La de ayer fue una jornada tensa para el gobierno brasileño de Michel Temer, quien enfrentó el reinicio de un juicio en el Tribunal Superior Electoral (TSE) que podría anular su mandato.

A las 19:00 de Brasilia, el TSE empezó a juzgar la validez de los comicios de 2014.

Lea también: Aumentan problemas para Michel Temer e Inácio Lula da Silva

El TSE examinará si la fórmula Dilma Rousseff-Temer, que resultó reelecta en esos comicios, cometió abusos de poder y se benefició de financiación ilegal procedente del megafraude a Petrobras.

Publicidad

Temer, acosado por denuncias de corrupción, asumió la presidencia el año pasado, tras la destitución de Rousseff por el Congreso, acusada de manipular las cuentas públicas.

Horas antes de iniciar el juicio, Henrique Eduardo Alves, un exministro de turismo y aliado de Temer fue arrestado acusado de corrupción relacionada con la construcción de un estadio en Natal para el Mundial de 2014.

Las autoridades investigan “actos de corrupción activa y pasiva, además de lavado de dinero involucrando la construcción del Arena das Dunas”, cuya sobrefacturación alcanza los 77 millones de reales (unos 35,5 millones de dólares al cambio de la época), informó la Policía en un comunicado.

La detención también viene un día después de que la policía federal le mandara a Temer una lista de investigaciones criminales en las que hay pruebas de que está implicado.

“Temer está pendiendo de un hilo”, dijo David Fleischer, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Brasilia.

Lea además: ¿Podrá el presidente Michel Temer evitar su caída?

Publicidad

Cuatro Sesiones
En el juicio están previstas cuatro sesiones, hoy continúa la segunda y mañana se realizarán dos. En teoría, podría haber menos sesiones si las deliberaciones acaban antes; el TSE también podría añadir sesiones si las exposiciones se prolongan; y las sesiones podrían suspenderse por pedidos de ‘vista’ (para examen del expediente) por parte de cualquiera de los siete magistrados.

Se preveía que ayer, luego de leer el informe el relator del caso Herman Benjamin, escuchar los alegatos de la acusación y de las defensas, así como los del Ministerio Público, Benjamin comunicara su voto. Según los medios brasileños, pedir la anulación de la elección.

Los magistrados pueden modificar su voto hasta el final del juicio, por lo cual ninguna mayoría es definitiva hasta que se dé por cerrado el caso.

Los debates deben durar tres días, aunque expertos coinciden en que podrían alargarse por semanas. (I)