Como un mensaje positivo y abierto al diálogo fue calificado por dirigentes de gremios de la comunicación lo dicho por el presidente de la República, Lenín Moreno, sobre la libertad de prensa y la futura relación de esta con su régimen.

“La relación con los medios de comunicación será como siempre ha sido conmigo: fresca, fluida y dialogante”, manifestó el primer mandatario, posesionado ayer, en Quito.

Agregó: “Espero que sean portadores del anhelo ciudadano; y de serlo les aseguro que encontrarán un puerto seguro en el nuevo gobierno (...). Expresó que el periodista debe exigir justicia, no venganza.

Roberto Manciati, presidente de Canales Comunitarios Ecuatorianos Asociados, calificó el mensaje de Moreno como esperanzador y una apertura al diálogo. “Los medios no están para enfrentar al Gobierno, sino para informar (...) Estamos ávidos y abiertos al diálogo”, sostuvo el comunicador.

César Ricaurte, director de Fundamedios, tomó el mensaje presidencial como el inicio de una nueva etapa, en la cual el Gobierno respete el trabajo de la prensa y no sea su principal depredador. “Las palabras son interesantes y debemos valorar como una mano extendida, pero aún más gratificante es que luego de diez años de descalificaciones diarias y constantes, eso ya no se respiró el día de hoy (ayer)”, expresó Ricaurte. (I)