Cuando el estadounidense Oliver Utne, fundador y coordinador de la empresa comunitaria Kara Solar, llegó en el 2009 a la población achuar como turista, palpó las dificultades que tenían los pobladores para transportarse dentro de su territorio, principalmente porque los barcos utilizaban la gasolina que tenía como única manera de llegar por vía aérea.

Las distancias entre las comunidades del territorio achuar son muy extensas y se pueden demorar hasta dos días para llegar a ellas. Así nació la idea de tener un medio alternativo para movilizarse.

Comentó que investigó las opciones tecnológicas que existen y encontró una embarcación solar. Luego se constituyó el equipo, tanto achuar como de “aliados internacionales del Ecuador”, para lograr el objetivo que se concretó el lunes de esta semana cuando llegó el barco para operar en este territorio.

Recordó que la idea para construir el barco solar se planteó en el 2011, luego de superar inconvenientes económicos, burocrático-administrativos y hasta políticos; se comenzó a trabajar recién en el 2016 y se terminó en el mes de agosto.

Publicidad

Utne aclaró que el barco es de 16 metros de largo, con espacio para 18 pasajeros, funciona con 32 paneles solares que alimentan las doce baterías por las que pasan la energía a los motores eléctricos; además dijo que es casi silencioso y permite hacer un viaje tranquilo.

Aseguró que inicialmente el servicio beneficiará a 1.021 personas del territorio achuar que hay en las nueve comunidades a través de 67 kilómetros de los ríos Pastaza y Capahuairi, pero que a futuro no descartan que se use para impulsar el turismo ya que esta población cuenta con dos hoteles.

Informó que los pobladores achuar recibieron capacitación porque son los encargados de operar y dar mantenimiento a la embarcación, aunque dijo que por el diseño con motor eléctrico el barco requiere de un mínimo mantenimiento.

Confesó que por ser el primer barco de este tipo su costo alcanzó los $ 50.000, pero se pretende reducir su precio.

Este ciudadano de los Estados Unidos que ahora tiene 31 años, es de profesión historiador, aclaró que cuando llegó no tenía ningún plan de quedarse a trabajar en el territorio achuar, pero al conocer la selva pensó en cómo ayudar a conservar lo que a su criterio le parece uno de los lugares más importantes del mundo por la riqueza natural y cultural, por esa razón a Utne le fascina que esta embarcación ayude en la conservación del ecosistema.

Nombre
La canoa solar (kara solar) se le dio el nombre de Tapiatpia (pez eléctrico).

Concurso
El proyecto ecuatoriano fue uno de los ganadores del V Concurso Ideas de Innovación Energética 2014.

Alternativa
Es una alternativa a la construcción de vías de carretera en bosque prístino. (I)