Cerca de 1’500.000 personas han salido de la pobreza en 10 años con una inversión en el sector social de $ 60.668 millones. Así lo aseguró el Gobierno en la presentación de “cifras y retos para la erradicación de la pobreza en el Ecuador” que las autoridades del Frente Social expusieron este jueves.

Gabriela Rosero, ministra coordinadora de Desarrollo Social, que agrupa a los ministerios de Desarrollo Social, Vivienda, Salud, Inclusión, Educación y Deporte, explicó que hay dos formas de medir la pobreza: por ingresos y multidimensional. Por ingresos, relacionada a la medida monetaria y la multidimensional que incluye educación; trabajo y seguridad social; hábitat, vivienda y ambiente sano; agua, salud y alimentación. Esta última se empezó a medir desde 2009.

Según Rosero, se tomaron en cuenta ambos conceptos para establecer la reducción de la pobreza.

Cada uno de los ministerios expuso los planes y programas que han llevado adelante y que a su juicio ha contribuido para la reducción de la pobreza.

Publicidad

Lídice Larrea, ministra de Inclusión Económica y Social, señaló por ejemplo que en 2007 más de un millón de personas recibían el Bono de Desarrollo Humano (BDH) y que actualmente se benefician unas 500.000.

"...No es que se les ha retirado este incentivo sino que pasan de esta línea de pobreza a ser personas que han mejorado su calidad de vida y sobre todo su situación económica", argumentó Larrea para la reducción del número de favorecidos. El BDH es una transferencia monetaria mensual de $50.

En tanto, la cartera de Educación señaló que a nivel nacional hay 71 unidades educativas del Milenio.

El ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda destacó el apoyo para los afectados por el terremoto del 16 de abril de 2016 en Manabí y Esmeraldas. Indicó que se apoyó a 34.213 damnificados por pérdida de vivienda.

Publicidad

Para la ministra de Salud, Verónica Espinosa, la desnutrición sigue siendo una deuda pendiente para Ecuador. "Es la consecuencia final de una serie de problemas, tanto sanitarios, sociales, económicos, ambientales...", agregó. En la que -refirió- no solo debe intervenir el Gobierno sino Gobiernos Autónomos Descentralizados, comunidades y familias.

Según la Encuesta de Condiciones de Vida en 2014, la desnutrición fue de 23.9%. En 1999 era de 32%. Pero de acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2014, elaborada con datos de 2012, fue de 25.3%, mientras en 1986 era de 40.2%.

Rosero mencionó que la inversión social por persona pasó de $141.5 a $595.59 y que los desafíos existentes a futuro son, entre otros: mantener los recursos que se han dedicado al sector social así como la infraestructura y continuar con la formación del talento humano. (I)