Un grupo de militares en servicio pasivo ‘exigió’ al presidente de la República, Rafael Correa, estabilidad en el mando de las Fuerzas Armadas, luego de que el pasado viernes dispuso un cese parcial.

Cerca de 50 exuniformados, entre oficiales y personal de tropa, expresaron ayer en Guayaquil su rechazo a los cambios realizados, vía decretos ejecutivos, en tres de las cuatro comandancias de las FF.AA.

“Constituye un acto irresponsable e ilegítimo”, indicó el exjefe del comando conjunto de esa institución y exministro de Defensa, Hugo Unda, al leer un manifiesto que recogió la postura oficial del grupo.

Lo hizo en el marco de una rueda de prensa que se realizó en el Círculo Militar de Guayaquil, en el norte de la ciudad.

Publicidad

Aland Molestina, exjefe de la Marina, indicó que el relevo puso en disponibilidad a ocho oficiales: seis almirantes de la Fuerza Naval y dos generales de la Fuerza Aérea (FAE).

Y afirmó que esto “debilita” a la institución pues, entre otros motivos, se nombró a oficiales “menos antiguos”.

El pasado viernes el mandatario cesó a los comandantes del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Oswaldo Zambrano; de la Marina, Fernando Noboa; y de la FAE, César Merizalde.

Merizalde ascendió al Comando Conjunto, Carlos Ruiz a la jefatura de la Marina y Patricio Mora a la de la FAE.

No hubo cambios en la comandancia del Ejército, a cargo de Luis Castro.

Es la tercera vez en el año que Correa decreta cambios en la cúpula castrense.

Publicidad

Por eso, ayer, los militares en servicio pasivo incluyeron en el manifiesto el siguiente pedido: “Exigir al señor Presidente el respeto irrestricto a las Fuerzas Armadas y la estabilidad del mando militar evitando cambios frecuentes e imprevistos que la debilitan”.

Uno de esos cambios ocasionó la salida del director del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa), Juan Francisco Vivero.

El pasado lunes el Ministerio de Defensa informó que el subdirector del Issfa, Roberto Jiménez, “asumió interinamente”. Y explicó que Vivero había pasado a la disponibilidad, tras el nombramiento de Mora en la jefatura de la FAE, en atención a lo que dispone la Ley de Personal de las Fuerzas Armadas.

Ayer, los militares retirados anunciaron que se mantendrán “vigilantes”, pero no que realizarían movilizaciones. (I)