Luego de 150 días de haber ocurrido el terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter que azotó a las provincias costeras de Manabí y Esmeraldas, el 16 de abril pasado, la Federación Ecuatoriana de Empresas de Seguros (Fedeseg) informó que sus agremiadas han recibido el reporte de 34.021 casos por reclamos presentados al sector asegurador.

Durante la inauguración de una conferencia sobre Desastres Naturales organizada por el gremio asegurador, el secretario ejecutivo de Fedeseg, Patricio Salas, explicó que de los más de 34.000 casos reportados, el 73% de ellos ya están finiquitados. El principal ramo de seguro afectado habría sido el de incendios y bienes aliados, que incluye terremotos, y corresponde básicamente a inmuebles afectados y al contenido de dichos inmuebles.

En el evento denominado Desastres Naturales: Impacto, Prevención y Protección participan expositores internacionales como Rubem Holfliger, Marco Stupazzini y Christof Reinert.

Publicidad

Para Carlos Chiriboga, presidente de la Federación de Empresas de Seguros, su gremio ha respondido a las exigencias y expectativas de sus clientes. "Miles de familias ecuatorianas cuyo patrimonio desapareció de un momento al otro, hoy tienen su compensación económica que permite mitigar su difícil situación".

Según el informe de gestión de la Fedeseg, en los 24.775 casos terminados en estos primeros 150 días del terremoto el gremio asegurador ha invertido en indemnizaciones más de $236 millones. Este total correspondería al 43% de la cifra que se habría estimado para potenciales indemnizaciones en el evento, la cual sobrepasaría los $549 millones.

Salas señaló que la tendencia del número de reclamaciones ha ido creciendo en el tiempo, pero ha tenido una cierta estabilización las últimas semanas. Además, resaltó como uno de los aciertos el haber alcanzado "consensos oportunos" con las autoridades, al extender el plazo para la notificación de reclamos y no limitarlos a lo que establecía el Código de Comercio.

Publicidad

No existe aún un desagregado de cuál es el monto de indemnizaciones que ha ido al sector privado y público. Salas dijo que junto a la autoridad trabajan en ello.

El ministro Coordinador de Seguridad, César Navas, quien asistió a la inauguración de la conferencia, subrayó la importancia de que serían más de $500 millones los que se insertarían, desde el pago de indemnizaciones por parte de las aseguradoras, al tema productivo y económico de las provincias de Manabí y Esmeraldas.

Publicidad

Entre los números que presentó Navas este miércoles están que en los albergues dispuestos para la emergencia sísmica se habría pasado de 11.200 personas que ocuparon estos sitios, al inicio de la crisis, a 7.900 personas ocupándolos hoy en día. Además se espera construir un total de 3.000 soluciones habitacionales en las zonas de desastre hasta diciembre próximo.

El secretario ejecutivo de Fedeseg manifestó que pese a la magnitud de la tragedia y en la que podría existir pago de indemnizaciones por $550 millones, el impacto al sector asegurador más o menos se estaría reflejando en el orden de $7 millones. "Esto significa que la normativa técnica para proteger las catástrofes, la operatividad y la garantía del sector asegurador está funcionando bien". (I)