Amable Angamarca y Luisa Lozano, quienes el pasado 30 de mayo fueron sentenciados a cuatro años de prisión por el Tribunal de Garantías Penales de Loja, expusieron este lunes -de forma reservada- su testimonio ante Diego Zorrilla, coordinador Humanitario de Naciones Unidas en Ecuador, y junto a dirigentes indígenas, acudieron al Consejo de la Judicatura (CJ) donde cuestionaron la sentencia.

Ambas personas participaron en las movilizaciones del 17 de agosto de 2015, convocadas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y sindicatos.

Tomás Alvear, director de esa entidad, quien los recibió, sostuvo que no pueden pronunciarse sobre las decisiones jurisdiccionales. "El Consejo de la Judicatura como órgano de administración, control y disciplina siempre, está presto a atender -si es que fuese del caso- una queja formal respecto de alguna actuación administrativa dentro de la decisión y de la actuación de los jueces", agregó.

Alvear recibió un documento donde se exige a los servidores judiciales a administrar justicia conforme los principios de independencia, imparcialidad, igualdad, respecto a las garantías del debido proceso y con apego a la Constitución, tratados internacionales así como la ley.

Unas 20 personas los acompañaron con gritos y cánticos de "libertad, libertad", desde los exteriores de la Judicatura, al norte de Quito.  (I)