Tras comparecer a la Comisión de Régimen Económico por el trámite de la Ley contra el Lavado de Activos, el director del Servicio de Rentas Internas (SRI), Leonardo Orlando, anunció que, desde este fin de semana, se reactivará la calculadora tributaria del impuesto a la plusvalía, específicamente, y sobre herencias, una vez que se tengan ciertas precisiones.

En su Informe a la Nación, el pasado martes, el presidente Rafael Correa indicó que enviará a la Asamblea, nuevamente, los proyectos de leyes de Herencias y de Plusvalía, que tuvo que retirar el año pasado tras las protestas que generaron.

Orlando señaló que para herencias se va a mantener la tabla actual para los activos productivos y los negocios en marcha y, en el caso de herederos directos, la tarifa máxima será del 17,5% como consta en la actualidad, pero en el caso de activos no productivos se establece una exoneración –que hoy es de algo más de $ 70 mil– de alrededor de $ 175 mil, el equivalente a 480 salarios básicos, que corresponde a lo que recibiría un trabajador que gana el básico por 40 años.

Según el funcionario, si se aplica la nueva tabla a las declaraciones del año pasado, el 0,4% de los declarantes de un total de 43.300 (185) habrían pagado un impuesto y, de esos, 76 habrían pagado más con el régimen que se estaría proponiendo versus el régimen anterior.

Sobre plusvalía, se exoneraría no solo del Impuesto a la Ganancia Extraordinaria que se puede aplicar a partir de la segunda venta, sino que también aplicaría el régimen de exoneración en el periodo de transición para los constructores y favorecer los proyectos de construcción de vivienda, que no estén afectados con el tributo. Las ganancias sobre las que recae el impuesto que es sobre el excedente es aquella ganancia considerada especulativa.

En la Asamblea, Virgilio Hernández (AP), presidente de la Comisión de Régimen Económico que abordaría esas normas, manifestó que no quiere adelantar ningún criterio. Pero la oposición se ratificó en las críticas a estos dos proyectos.

Franco Romero (PSC), integrante de la misma mesa, sostuvo que es un pésimo mensaje para los inversionistas porque los impuestos anunciados son confiscatorios. “Me parece un anuncio pesimista y peor todavía en la crisis que está viviendo el país”, agregó.

Otro integrante de la Comisión, Ramiro Aguilar (antes de SUMA), manifestó que el anuncio del presidente está “lleno de rencor” porque antes retiró las leyes por la presión de la ciudadanía en las calles y le “huele a provocación”. (I)