La libertad de prensa en Ecuador registra índices negativos en el 2016, según los informes que dos organizaciones internacionales publicaron a propósito de que hoy es el día mundial de dicho derecho.

Reporteros Sin Fronteras (RSF), con sede en París, y Freedom House, en Washington, ubican a Ecuador entre los países con “problemas significativos” y “sin prensa libre”, respectivamente, en las mediciones que levantaron (por separado) a nivel global.

La de RSF precisa que Ecuador se coloca este año en el puesto 109, uno más abajo que en el 2015, de 180 naciones evaluadas.

El informe, que está colgado en su web, le asigna una ‘calificación’ de 33,21 puntos, cuando en el 2015 obtuvo 33,65.

Publicidad

Freedom House lo pone entre los cinco países del continente americano que “no tienen prensa libre”, junto a México, Honduras, Cuba y Venezuela. Su ranking alcanza a 199 naciones.

Además, la ONG refiere en un boletín que en Ecuador, Cuba y Venezuela “el Gobierno sigue siendo la principal fuente de presión para los medios”.

La presidenta de la Unión Nacional de Periodistas (UNP), Guadalupe Fierro, afirma que los reportes internacionales reflejan una ‘realidad’: que en Ecuador hay “restricciones a la libertad de expresión”.

Fierro opina: “Se indica lo que nosotros internamente ya hemos señalado: que aquí hay un proyecto que tiene como estrategia de Gobierno el controlar a los medios y a la libertad de expresión para desarrollar un proyecto de corte autoritario”.

El informe de RSF concluye que en el planeta en sí hay “un clima de miedo generalizado y de tensiones, que se suma a una creciente influencia de los estados y de intereses privados”.

Y el de Freedom House, que el derecho “continúa retrocediendo en el mundo”.

La Unesco declaró el 3 de mayo como el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Para hoy varias organizaciones alistan actividades. (I)

Pronunciamiento
De varios gremios

Actividades
La UNP, el Colegio de Periodistas de Pichincha, la Asociación de Editores y Fundamedios ofrecen hoy una evaluación interna. En cambio, la Sociedad Interamericana de Prensa impulsa una campaña en Twitter.