La poca disponibilidad de agua consumible y de alimentos empieza a sentirse 2 días después del terremoto entre los habitantes de Pedernales (Manabí), una de las ciudades más afectadas por el sismo de magnitud 7,8 en la escala de Richter.

Desde la mañana de ayer, camiones, tráileres, camionetas, autos particulares y de instituciones llegaban con ayuda humanitaria. Unos iban al centro de acopio improvisado en el estadio principal de Pedernales; otros, la entregaban directamente en la calle.

“La gente no nos dejó ni entrar a Pedernales con el agua que traíamos. Nos rogaba que les dejemos eso ahí porque ya no tenían nada que beber”, contó Nelly Vargas, quien trajo ropa y agua desde El Carmen.

Carlos Noboa, funcionario del Municipio de Salinas, coordinó la entrega con la Alcaldía de Pedernales y con ayuda de militares se colocó en un lote de la esquina de la calle Pedernales. Allí se formaron tres largas filas para intentar obtener algo de agua o comida. La escena se repetía a lo largo de la ciudad, con sus habitantes o con gente que llegó desde sitios cercanos por alimentos.

Publicidad

Dayana Olives, por ejemplo, llegó desde el sitio Cheve Bajo, ubicado a media hora de Pedernales. Tras perder su casa, buscaba ropa y comida para sus hijos y nietos. Luego de más de 2 horas en fila recibió un galón de agua y una mano de verde.

Nahuel Mendoza, funcionario de la Secretaría del Agua a cargo de la repartición de los líquidos donados en Pedernales, dijo que han realizado un mapeo de las zonas más críticas para la entrega de agua, comida, ropa y atención médica.

Ayer, el gabinete ampliado del Ejecutivo, coordinado por el secretario de la Administración Pública, Pedro Solines, resolvió “incorporar” a las Fuerzas Armadas y Policía Nacional en las labores de acopio, logística, transporte y distribución de las donaciones para los afectados de la zona costera.

En un comunicado oficial se indicó que, sujetándose al Decreto de Excepción vigente, se dispone la movilización “total” de las FF. AA. para que cumpla con las tareas de ayuda y rescate de la población afectada, así como con la “seguridad y traslado de medicinas, agua y comida hacia los sitios dispuestos por la autoridad competente”.

La misiva informa que los centros oficiales de acopio son: en Portoviejo, Fuerte Militar Manabí; Manta, Complejo Thualí; y en Pedernales, Unidad Educativa Milenium.

El Gobierno dispuso que todas las empresas envasadoras de agua en el país “entreguen su producción a través de las gobernaciones. En caso de ser necesario, se dispondrá la requisición del agua embotellada para abastecer a las zonas afectadas”, dice el comunicado.

Publicidad

En todo el país, gobiernos seccionales, empresas privadas y voluntarios continuaron con la recolección de donaciones.

Las cámaras de Comercio de Quito y Guayaquil abrieron centros de acopio, mientras que la Prefectura del Guayas envió ambulancias y 19 volquetas con donativos, entre estos medicina; y la del Azuay, a través de Mikhuna-Banco de Alimentos, reunió 35 toneladas de alimentos y 15 de vituallas.

Cervecería Nacional donó a las zonas afectadas 81.648 unidades de 250 cc de su agua Manantial, y 12.000 botellas de 500 cc. La empresa Chaide informó en sus redes sociales que donará 1.000 colchones de 1 plaza y que ofrecerá a fundaciones y distribuidores que deseen donar colchones similares al precio de costo de $ 20. (I)

7.500
Libras de carga con insumos, alimentos, agua y vituallas fueron trasladadas ayer en siete vuelos, según FF.AA