El jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, se declaró dispuesto al "diálogo constructivo" este lunes, un día después de la victoria de los independentistas catalanes en el parlamento regional, pero no sobre una separación de España.

Rajoy se declaró abierto a un "diálogo constructivo y leal". Pero "no estoy dispuesto a liquidar la soberanía nacional", afirmó en su primera declaración tras los comicios catalanes. En Cataluña, "las pretensiones de algunos estaban y siguen estando fuera de la ley, pero además, ahora, se ha demostrado que no tienen el apoyo de una mayoría de ciudadanos", insistió. (I).