La Unión Europea decidió modificar las pruebas para medir las emisiones de los vehículos diesel y evitar así el engaño producido en el caso de los controles a autos del constructor alemán Volkswagen, indicaron fuentes de la UE.

Las fuentes, que requirieron el anonimato, indican que unas investigaciones revelaron hace ya algunos años la diferencia entre los niveles de emisión registrados en los laboratorios y los que se detectaron en condiciones reales de conducción.

"La lección que extraímos muy rápidamente es que necesitábamos tener un nuevo y más preciso test de emisiones de vehículos, que también impidiera la instalación de cualquier dispositivo" que desvirtúe los resultados, dijo esta fuente.

VW confesó esta semana que colocó en 11 millones de vehículos en todo el mundo un dispositivo para burlar los controles anticontaminación y hacerlos pasar, ante los consumidores y las autoridades, por vehículos más ecológicos de lo que eran en realidad.

Interrogada esta fuente si la Comisión Europea conocía la existencia de esos dispositivos, respondió: "Sí, y los prohibimos. ¿Que si sabíamos si esos dispositivos eran usados en la UE. Las respuesta es no"

Otra fuente indicó: "La futura legislación (será) más eficaz para prevenir su uso".

La UE ha limitado progresivamente desde 1990 los niveles permitidos de emisiones contaminantes por parte de los automóviles. (I)