El cuartel de la Compañía de Bomberos Salamandra, en Pedro Carbo entre 9 de Octubre y Luque, se reinauguró ayer, luego de estar desocupado por 30 años. Este es el segundo cuartel que tuvo la ciudad.

En el edificio funcionarán aulas para capacitaciones de los bomberos y áreas para la banda musical y almacenamiento de archivos de la institución.

En el evento, Martín Cucalón, jefe del Cuerpo de Bomberos, expresó su preocupación por la finalización de la prórroga que dio el Gobierno Nacional para que los cuerpos de bomberos del país reciban el impuesto de $ 1,70 en las planillas de luz. La prórroga se cumple el 31 de diciembre de este año.

Publicidad

“Los cuerpos de bomberos del país tendríamos serios problemas, porque en muchos de los casos, ese impuesto significa el 90% de las instituciones. En nuestro caso, el 75%. Tendríamos que cerrar la mitad de los cuarteles y botar a la mitad del personal. No tendríamos cómo trabajar”, señaló Cucalón.

La remodelación de la estructura se financió con recursos propios, costó unos $ 300 mil. También se adquirieron cinco motobombas para renovar el parque automotor, a un costo de un millón de dólares. (I)