Publicidad

Diálogo logró acuerdo para reabrir escuelas

Delegados de Educación acudieron a comunidad y ofrecieron reagrupar a estudiantes.

SALASACA, Tungurahua. Padres de familia de dos escuelas de este pueblo ubicado en Pelileo. Foto: redaccion

Funcionarios de la Zonal de Educación en Ambato acudieron ayer a la comunidad de Salasaca, en Pelileo, a dialogar con decenas de padres de familia que habían anunciado que acudirían a esa entidad para expresar su reclamo por la supuesta desaparición de dos planteles.

Manuel Masaquiza, morador de Salasaca, recordó que el año pasado también se cerraron las matrículas para los dos planteles, pero se reabrió luego de conversaciones con funcionarios de Educación.

“Creíamos que con eso se acababa la intención de que desaparezcan nuestras escuelas, pero no ha sido así porque para el siguiente año lectivo no se abren las matrículas”, dijo Masaquiza.

Los planteles son las escuelas Katitawa, de la comunidad de igual nombre, e Inti Ñan, de Sanajaloma, ambas en Salasaca.

Publicidad

En tanto, Edwin Campaña, director distrital de Educación, ofreció fortalecer el funcionamiento de los dos planteles pidiendo la reasignación de hermanos que estudien en otros establecimientos, es decir, se los agrupará en Katitawa e Inti Ñan para que continúen su labor como lo han desarrollado.

Masaquiza agregó que tras el cierre de matrículas el año lectivo anterior, el número de alumnos disminuyó. A Katitawa llegaron 19 y a la Inti Ñan 24, por lo cual se buscará un acuerdo para que las escuelas sigan abiertas de manera definitiva.

Padres de familia ayer mostraron malestar por el supuesto cierre de planteles porque consideran que en los dos la enseñanza es de calidad, ya que además del castellano les enseñan quichua; mientras que voluntarios extranjeros, el inglés.

Además, indicaron, al haber menos estudiantes los maestros le dedican mayor tiempo a cada alumno, expresó Lourdes Masaquiza, también de Salasaca.

Ella agregó que los hogares de los estudiantes están en la misma zona de los planteles y que al cerrarse estos deben matricularlos en Mansanapamba Chico, en el centro parroquial o en planteles de Pelileo.

Carmen Pilla, madre de familia de Katitawa, dijo que en Mansanapamba hay maestros quichuahablantes, pero que la enseñanza no es en el idioma autóctono. “Por eso se están perdiendo nuestra cultura y tradiciones, en las escuelas pequeñas nos enseñan a valorar lo nuestro, por esa razón nos oponemos a que se cierren”, dijo.

Pilla, residente de Sanjaloma, indicó que en los planteles hispanos a sus hijos “los compañeros les molestan (...) y tienen vergüenza de irse con las prendas autóctonas”. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?

Lo último

Muerte al ombligocentrismo

La desinformación y el exceso de opiniones tercas enrarecen el ánimo social.

Publicidad