Retornar a dialogar sobre los 37 puntos que los representantes de los sectores productivos trataron con el presidente de la República, Rafael Correa, y los ministros del área económica el 2 de marzo pasado, fue uno de los pedidos que los empresarios realizaron ayer durante una rueda de prensa.

Para Felipe Ribadeneira, presidente de la Federación de Exportadores (Fedexpor), la presentación de los proyectos de ley sobre herencias y plusvalías distanciaron a empresarios y Gobierno. “Este diálogo a mi entender, con estos proyectos, prácticamente ha sido roto y el Estado ecuatoriano ha generado una señal de desconfianza en los actores del diálogo”.

Por su parte, Henry Kronfle, presidente del Comité Empresarial, reiteró el pedido de archivar los proyectos, que el presidente retiró temporalmente de la Asamblea esta semana.

A Francisco Alarcón, presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil, le preocupó la figura de inhibición que utilizó el legislativo para no conocer el proyecto de herencias. “La Constitución no habla de inhibiciones, ni de retiros temporales, se necesita una señal clara de que los proyectos han sido archivados”, señaló.

Añadió que “hay muchos negocios paralizados” hasta que los proyectos se archiven.

En cambio, Richard Martínez, presidente de la Cámara de Industrias de Quito, criticó el anuncio de algunos asambleístas sobre socializar los proyectos. “Los asambleístas que son llamados a discutir en el legislativo proyectos de ley vigentes inician una campaña de sensibilización de masas. ¿Es diálogo o es convencimiento de masas?, se preguntó el dirigente. (I)