La norma INEN con la que se fijó un cupo del 30% en la importación de tinta, así como las normas de calidad que estén generando “costos innecesarios” al sector del transporte, serán revisadas por el Gobierno, anunció ayer Nathalie Cely, ministra de la Producción.

“Lo que nos interesa es que el ciudadano esté protegido, no las empresas. Pero no se pueden aplicar normas INEN engorrosas”, dijo Cely, quien explicó que la disposición presidencial es que existan regulaciones para garantizar calidad en la producción nacional y en los bienes importados, pero su aplicación no puede ser restrictiva, discrecional y costosa para el empresariado, problemas que, señaló, no solo se generan en el sector del transporte.

“Es un objetivo prioritario de mi administración reducir totalmente la tramitología en el sector productivo, particularmente en la aplicación de las normas INEN”, refirió.

Además se revisará la conveniencia técnica de exigir al sector llegar hasta el 45% de reencauche en el uso de llantas. Hoy deben cumplir con el 20%.

Publicidad

La ministra también objetó que se realice más de una inspección técnica en fábricas calificadas con buenas prácticas de manufactura y agregó que los controles deben ser ex-post (posteriores a la producción) y por firmas especializadas.

Cely dijo también que se revisará la restricción de compras externas de tinta derivada de la norma RTE INEN 146. “No habría razón para, a través de una norma técnica, restringir la importación de algo que no se produce en el país”, agregó. (I)