Desde una de las barandas del puente que une el recinto El Piedrero con el cantón La Troncal, Juan López y más de cien habitantes de la zona observaron el descenso de tres compuertas que regulan el cauce del río Bulubulu.

El vicepresidente Jorge Glas, quien visitó la obra el jueves pasado para realizar las pruebas técnicas, fue el encargado de activar este sistema mientras recorría la derivadora Las Maravillas, que forma parte del proyecto Control de Inundaciones Bulubulu.

La infraestructura está casi terminada y “próxima a ser inaugurada”, dijo Glas, aunque sin precisar fechas.

Con el sistema se busca aplacar las inundaciones en Guayas y Cañar, que mantienen una disputa por la pertenencia del recinto El Piedrero.

Publicidad

“Este proyecto que controla y mitiga inundaciones tiene también un componente de riego”, mencionó el vicepresidente y agregó que la reserva temporal Las Maravillas acumulará hasta 16 millones de metros cúbicos de agua, de los cuales 14 millones servirán para el suministro de 200 hectáreas de cultivo.

Dentro de la obra, cuyo costo asciende a $ 55 millones, las tres compuertas radiales son el ‘corazón’ del proyecto.

“Estas obras son la solución definitiva a todos esos riesgos por inundaciones, por la carencia de este tipo de proyecto. Es un tanque antitormentas”, señaló Carlos Bernal, gerente de la Empresa Pública del Agua.

La empresa china Gezhouba Group Company es la encargada de la construcción.

Con la operación de la infraestructura, el Gobierno estima que se mitigarán las anegaciones en comunidades de la cuenca baja del Guayas como El Triunfo, Taura, Boliche y Virgen de Fátima, que viven de la actividad agrícola. Estas zonas, en años de fuertes inviernos, han estado propensas a pérdidas por las inundaciones.

Un muro de hormigón de 2,8 km se construyó en la margen izquierda del río para proteger a las comunidades asentadas dentro de la parroquia Cochancay, de Cañar. A su vez, más de 20 kilómetros de diques, compuestos por tierra arcillosa y rocas, rodean la obra, que va desde Cochancay hasta Las Maravillas del cantón La Troncal.

El sistema permite el control de agua. Según los encargados del proyecto, se podrá controlar hasta 600 m³ por segundo en temporadas de lluvias.

Nelson Vásquez, habitante de El Piedrero, espera que esta obra evite futuras inundaciones y ayude a los sembríos con riego en época seca. “Va a permitir que no se inunden todos los sembríos al pie del río”, manifestó el morador. (I)

Con las lluvias fuertes varios sectores de Playa Seca (en El Piedrero) se inundaban antes de la obra. El agua iba arriba de la rodilla”.Nelson Vásquez Habitante de El Piedrero