Comandancia en Guayaquil dispuso contrato para mejoras de instalaciones por $ 258 mil.

“Es una obra pequeñita para darle comodidad al comandante, es un contrato interno, no creo que vaya a pronunciarse”, se informó el jueves en la oficina de comunicación de la Comandancia de Policía del Distrito Guayaquil Zona 8.

El general Ignacio Benítez Pozo, comandante del distrito, no aceptó una entrevista con este Diario sobre un contrato por $ 258.594 denominado para la “readecuación de las instalaciones de la infraestructura física de oficina del señor comandante y subcomandante, sala de reuniones, gimnasio, restaurante, bar, piscina, baterías sanitarias de la piscina, sauna, vapor, hidromasaje del Ministerio del Interior Distrito Metropolitano de Guayaquil Zona 8 (avenida de las Américas)”.

El contrato se firmó el 18 de diciembre pasado entre el general Ignacio Benítez y Darwin Arteaga Paspuel, representante legal de Telconfianza S.A., compañía guayaquileña dedicada a la comercialización de productos médicos y quirúrgicos, según los registros de la Superintendencia de Compañías.

Publicidad

Arteaga señaló que solo podría dar una entrevista con la autorización del comandante.

No obstante, una de las fiscalizadoras de la compañía, Martha Guerrero, explicó que los trabajos se realizan por áreas y que la obra debe concluir en un plazo de cuatro meses.

A ella le corresponde supervisar las readecuaciones de las oficinas del comandante y subcomandante, además de la sala de sesiones. “El trabajo es por partes, pero igual tenemos que estar dentro de los plazos”, indicó Guerrero antes de mostrar los avances de los trabajos.

Además de las oficinas, el contrato comprende otras seis áreas de intervención, entre ellas un departamento para el comandante, en una edificación ya existente, con dos habitaciones, un baño con jacuzzi, sala, comedor y cocina.

Publicidad

“Cuando el responsable de la infraestructura se deba separar de su cargo por renuncia, cambio, licencia, jubilación, etc., deberá entregar físicamente el activo que tiene bajo su resguardo a la persona que se designe o a la persona que reciba el puesto”, indica un documento elaborado por el jefe de Logística del Comando de Policía Zona 8, Eduardo Arguello Peñafiel.

Ahí se detallan los trabajos a realizarse, los costos y los materiales que se utilizarán, entre ellos “grifería nueva y de primera calidad” para los baños.

Otras áreas recreativas que se readecuan son la del sauna, vapor e hidromasaje, los baños de las dos piscinas (una para adultos y otra para niños) y los espacios comunes de la piscina, como bar y restaurante. En este último ambiente aún no se observaron mayores avances.

Según un informe del contrato, en el que se analiza la situación actual de las instalaciones, se señala que “el uso diario de la infraestructura policial y diversos factores externos han traído consigo una serie de afectaciones en las edificaciones policiales, generando la necesidad de contraer los servicios de adecuación y reparación...”.

Publicidad

El mismo informe justifica la obra: “...de manera que incentive el bienestar y calidad de vida del responsable de los bienes, ya que la calidad de vida es el objetivo al que debería tender el ser humano integral”, y agrega entre los objetivos específicos del contrato el de “proporcionar un ambiente óptimo en el Comando de Policía Zona 8 y generar bienestar total mediante la realización personal”.

Las mejoras contratadas por la Comandancia, según se informó en la oficina de Comunicación, serán para todo el personal de la institución.

“El general dice que no es jacuzzi para él, sauna para él, piscina para él; dice que la readecuación de la piscina es para servicio del personal policial”, dijo Oswaldo Trujillo, comunicador del ente policial. (I)