La cuadra era gris. Las casas lucían descuidadas y el ambiente incluso era un poco lúgubre. Pero hace cuatro meses, los moradores del bloque 7A, en Bastión Popular, se unieron para cambiar la apariencia de su barrio y competir en el concurso municipal Mejoremos nuestra cuadra.

Su esfuerzo les valió el segundo lugar entre los otros sectores que intervinieron en la competencia. Elvia García, de 47 años, es la coordinadora barrial. Ella se encargó de convocar a sus vecinos y de incentivar el trabajo a favor de la comunidad.

“Nos reunimos, hicimos un bingo y destinamos el dinero para hacer los murales que se ven, cada quien mejoraba la casa a su gusto, y quien tenía más le añadía más detalles”, explica García.

Publicidad

A lo largo de las siete cuadras que comprenden este bloque, treinta moradores se sumaron a la regeneración de la zona. Se colocaron maceteros con plantas y rosales, se pintaron las fachadas, hicieron macetas con objetos reciclados y se encargaron de la limpieza de la calle.

“Se nos ocurrió hacer los murales con un chico del sector, nos quedamos contentos con el premio, hicimos los basureros con dibujos, todo se ve mucho mejor ahora”, señala Xavier Pérez, uno de los habitantes fundadores de la zona, que comenzó a poblarse, dice, hace 25 años.

El cambio de la cuadra es notable. Las fotografías del antes y después de las viviendas son la prueba de que el trabajo para mejorar el aspecto del lugar fue arduo.

Publicidad

Norma Burgos, de 22 años, se siente complacida de la renovación que se ha implementado. Su casa, por ejemplo, se ve más bonita ahora, asevera. “Pusimos plantas, colocamos jardineras, se pintó el exterior, se cambió el techado, pintamos el enrejado, esto parece una ciudadela privada”, menciona entusiasmada.

La transformación, agrega García, sirvió también para que la vecindad se conociera y se uniera. “Yo antes no conocía a todos los vecinos, no sabía ni sus nombres, ahora hasta nos reunimos por medio de una alarma que hemos instalado. Cada vez que suena sabemos que es por una reunión o emergencia”, sostiene.

Publicidad

El dinero que recibirán (10.000 dólares) lo destinarán, asegura García, a continuar con las mejoras de las viviendas. “Queremos mantener nuestras casas así”, dice. (I)

Esto antes era polvo, tierra, las casas eran distintas. Ahora todo esto está cambiado, da gusto caminar por aquí. Solo nos falta un área verde para que los niños puedan jugar”.Norma Burgos Moradora.