De 629 médicos cubanos, entre médicos familiares y especialistas, que han llegado al país desde el 2012, Guayas concentra el 25% (160) del total de profesionales, según datos obtenidos de los 26 convenios firmados entre Ecuador y Cuba desde el 2012, y proporcionados por el Ministerio de Salud Pública (MSP).

Ambos países acordaron en diciembre del 2011 la llegada de una primera delegación de 150 médicos comunitarios para las provincias de Chimborazo, Guayas y Napo, y en el 2014 se firmó un nuevo convenio por 195 galenos de la misma especialidad, que han sido distribuidos a nivel nacional. En los tres últimos años también han venido 9 radioterapistas, 17 trasplantólogos, 41 oftalmólogos, 5 angiólogos, 57 fisiatras, 79 especialistas en control de vectores y 15 en enfermedades zoonóticas, y 61 médicos con nivel docente, cuya mayoría se ha integrado a los equipos de trabajo en los hospitales públicos ubicados en las zonas urbanas.

De los 629 contratados cubanos, en la Costa se han quedado 264 (42%), en la Sierra 225 (36%) y en el Oriente 140 (22%). Andrés Sotomayor, asesor del viceministerio de Gobernanza y Vigilancia del MSP, muestra una lista de la distribución del equipo de 195 profesionales comunitarios cubanos, en donde consta que Morona Santiago ha recibido 24 médicos comunitarios, más que todas las provincias. En total, de esta clase de galenos, hay 67 en el Oriente, 84 en la Sierra y 44 en la Costa. “Ellos están trabajando en zonas de difícil acceso, que son zonas donde históricamente no hemos tenido especialistas, lo que hemos tenido son médicos rurales. Hemos visto que en esas zonas es donde se produce la mayor cantidad de muertes maternas, problemas de nutrición”, dice.

Publicidad

Sin embargo, gremios de médicos del país critican que haya más médicos en zonas urbanas y que no se cumpla lo que anunció el presidente en un enlace sabatino de agosto pasado cuando increpó a los dirigentes de la salud para que le presenten 200 médicos dispuestos a ir a la Amazonía o la frontera.

“Los médicos cubanos fueron traídos para ir a las áreas donde los ecuatorianos no deseaban ir o donde no había especialistas, pero en realidad no es así, porque los médicos cubanos están en Guayas, aquí en Guayaquil. No necesitamos médicos cubanos que vayan a la Trinitaria o a Bastión Popular”, rechaza Armando Salcedo, presidente de la Federación Médica Ecuatoriana (FME), mientras que Francisco Vera, presidente del Colegio de Médicos del Guayas, critica que no se le dé oportunidad a los ecuatorianos.

“Primero que se ocupe el capital humano local, después los extranjeros, pero a las plazas donde dijo el presidente Correa, al Oriente, a las zonas rurales donde se los necesita, aquí hay suficiente material para ocupar esas vacantes”, exige.

Publicidad

Ambos dirigentes coinciden en que mientras el MSP contrata extranjeros, cada año hay más médicos desempleados. “En Guayas hay 7 mil médicos trabajando en las unidades operativas, pero somos 12.500, es decir que tenemos más de 5 mil en desempleo, más los 700 que salen de las universidades cada año”, explica Francisco Vera.

En todo el país, agrega Salcedo, más de 15 mil médicos generales no tienen trabajo. “¿Por qué el régimen sigue trayendo especialistas de otra parte?, aquí no necesitamos médicos familiares, porque los médicos generales están totalmente capacitados”, afirma el dirigente al tiempo que pide que se organicen posgrados para que los profesionales se capaciten.

Publicidad

No obstante, el MSP anuncia que este año llegarán 800 galenos cubanos, para cubrir el déficit de 5.850 especialistas en medicina familiar, una modalidad que en Cuba se logra después de terminar la carrera y estudiar tres años medicina interna, pediatría y gineco-obstetricia. “Hemos establecido la formación de estos 5.850 médicos en ocho universidades del país; ya hay 530 en el primer año y esperamos iniciar hasta el 2017 la formación de al menos cinco mil, concluyendo en el 2020, porque dura tres años la especialidad (de médico familiar)”, dice Andrés Sotomayor.

El dirigente de la Federación Médica lamenta que con el Gobierno no exista un acercamiento. “Hemos buscado un diálogo, pero nos han cerrado las puertas”. (I)