Las operaciones marítimas en Puerto Villamil, al sureste de la isla Isabela, han continuado a pesar del fuerte oleaje que desde ayer ha golpeado las costas de Galápagos. Las restricciones fueron impuestas por los propios capitanes de las naves, indica el teniente de navío Gonzalo Vega, capitán del puerto.

"Los tours de pesca vivencial no pudieron ingresar al sitio de descanso Los Túneles, ya que era muy riesgoso, por eso entraron al sitio alternativo El Finado", señaló la autoridad, resaltando que como capitán del puerto no puede impedir los aproximadamente quince zarpes diarios que ocurren en la isla (8 de cabotaje hacia Santa Cruz, 3 de pesca vivencial y 4 de tour de bahía). A menos de que suceda una situación más extrema, como una marejada, puntualizó.

En caso de fuerte oleaje, la Capitanía del Puerto de Isabela difunde medidas de seguridad cada 30 minutos a través de la radio local, instala banderas rojas en varios puntos de la playa para que alertar del peligro (pero no son prohibitivas) y realiza recomendaciones a los capitanes de las naves, como navegar a menor velocidad y en grupo, y exigir con mayor énfasis el uso de chalecos salvavidas entre los pasajeros

Publicidad

Los pescadores no han salido de faena debido al temporal, debido a que este reduce las opciones de lograr capturas.