El activista Fernando Villavicencio, acusado por el Gobierno del delito de divulgar documentos reservados junto con el asambleísta de Pachakutik Cléver Jiménez, analiza si le conviene regresar a Ecuador. Él viajó a Washington hace 6 días para presentar ante organismos internacionales de derechos humanos un denuncia en contra del presidente de la República Rafael Correa.

Pero desde el pasado martes enfrenta un año y medio de prisión, junto con Jiménez por una ratificación de sentencia de la Corte Nacional de Justicia por injurias al presidente Correa. 

Villavicencio dijo sentirse perseguido por el Gobierno porque este caso que se remonta a lo ocurrido el 30 de septiembre del 2010, durante la revuelta policial, donde aseguró que el mandatario montó su rescate del hospital de la Policía, estaba dormido y "se reactivó de pronto para llevarme a la cárcel".

En estos seis días, relató, ha visitado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Human Rigths Watch, la Freedom House, entre otras.

Publicidad

Mi presencia en Washington, aclaró el activista en una entrevista con la cadena estadounidense CNN, es "para exponer ante estos organismos mi situación y la de mi familia... quiero que sepan que he venido acá para exponer la violencia que hay en el Ecuador... y quiero advertir que lo que le pase a mi esposa y a mis hijos, quienes se encuentran en Ecuador, es de responsabilidad del presidente Correa".

Villavicencio relató cómo fue el allanamiento a su vivienda el pasado 26 de diciembre por disposición de la presidencia de la República y dijo que esa noche ingresaron 12 policías de élite del GIR  junto con miembros de la Fiscalía y de la propia Presidencia y se llevaron sus teléfonos celulares y una computadora donde tenía toda la información sobre casos de corrupción de este Gobierno.

Calificó de malicia y temeraria la acusación del primer mandatario de que él y el asambleísta Jiménez hackearon los correos electrónicos de varios funcionarios de Estado aunque posteriormente retrocedió.

Acusó al secretario jurídico de la Presidencia Alexis Mera de "manejar la justicia, la Fiscalía, la Policía...".

Dijo ser él quien investigó a Pedro Delgado, primo del presidente, quien ahora se encuentra prófugo en Miami y quien enfrenta seis procesos legales, entre ellos por falsificar su título académico y por peculado.

Finalmente, Villavicencio dijo que está dispuesto a sentarse con el presidente Correa y decirle quiénes son sus fuentes de información de los casos de corrupción de su régimen.