No solo es una presentación circense, sino también una demostración de trabajo en equipo y de cómo este arte ha reforzado el autoestima de cerca de 100 niños y niñas de sectores urbano marginales.

Hoy, a las 15:00, en la Plaza de la Administración (bajos del edificio Martín Avilés, frente al Municipio) estos menores, beneficiados con el proyecto Circo Social Guayaquil, hacen una muestra gratuita de lo aprendido.

Durante esta labor se busca que los menores obtengan seguridad, aprendan a hacer amigos, constaten el valor del trabajo en equipo y adquieran el sentido de pertenencia.

Proceso

Los niños, que viven en situación de riesgo, son instruidos mediante el uso de las artes circenses, que sirve como pedagogía alternativa para su reinserción en la comunidad.