El presidente de Ecuador, Rafael Correa, rechazó este miércoles un editorial del diario estadounidense The Washington Post, que criticó su decisión de considerar un posible asilo a Edward Snowden, acusado de espionaje en Estados Unidos.

"La caretucada (descaro) del siglo: Washington Post acusa a Ecuador de doble estándar. ¡Vaya descaro! Se dan cuenta del poder de la prensa internacional?", dice Correa en su cuenta de la red social Twitter.

La caretucada del siglo: Washington Post "acusa" a Ecuador de doble estándar. ¡Vaya descaro! ¿Se dan cuenta del poder de la prensa...

"¿Se dan cuenta del poder de la prensa internacional? Han logrado centrar la atención en Snowden y en los 'malvados' países que lo 'apoyan', haciéndonos olvidar las terribles cosas que denunció contra el pueblo norteamericano y el mundo entero. 'El orden mundial no sólo es injusto, es inmoral'", agregó.

Snowden, excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y quien se encuentra en Moscú, hizo explosivas revelaciones de espionaje electrónico masivo por parte de los servicios de inteligencia norteamericanos.

En un editorial publicado el lunes, el periódico señaló que "por años Correa ha sido conocido por sus persecuciones a los periodistas de su propio país y sus intentos para destruir la Relatoría para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA)".

En tal sentido, la nota citó la reciente aprobación en Ecuador de una ley que aumenta la regulación de los medios y reduce el espacio de los privados en radio y televisión en favor de los públicos y comunitarios, mediante una nueva repartición de frecuencias.

"Si Snowden hubiera hecho su filtración en Ecuador, no solamente él, sino cualquier periodista que recibiera su información podría ser sujeto a inmediata sanción financiera, seguida por un procesamiento", indicó el rotativo, recordando además que Quito otorgó asilo hace un año al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien filtró miles de documentos confidenciales estadounidenses.

The Washington Post sostuvo que Correa pretende suceder al fallecido expresidente venezolano Hugo Chávez como "el más prominente demagogo antiestadounidense del hemisferio", y evocó que las preferencias arancelarias que Estados Unidos concede a Ecuador en compensación por la lucha antidrogas expirarán en julio.

Si Correa recibe a Snowden "habrá un camino fácil para demostrar que el odio a los estadounidenses tiene su precio", anotó.