El jurista y catedrático Jorge Zavala Egas señaló ayer que al ser la comunicación un derecho no puede ser entendida como un servicio público, tal como lo establece la Ley de Comunicación, aprobada en la Asamblea.

“Convertir al derecho en servicio público es una contradicción, una mamarrachada, es una cuestión de albañal en conceptos”, manifestó en declaraciones a Ecuavisa.

Zavala precisó que el objetivo de esta disposición es permitir el control y regulación del Gobierno a la comunicación, tal como lo hace al servicio telefónico y así justificar la creación de un Consejo, en el que tendrá mayoría el Ejecutivo.

Explicó, además, que al establecer en el proyecto de Ley de Comunicación responsabilidades administrativas, el Ejecutivo tiene el derecho a imponer censura previa. Aspecto que no es aceptado por los convenios internacionales.

El jurista agregó que esta norma impone al medio de comunicación y al periodista probar los hechos que difunde, lo que elimina el derecho a la información de los ecuatorianos. “Este proyecto en el futuro será sancionado por tribunales internacionales porque no tiene carta de presentación en un mundo civilizado”, dijo.