Es bien sabido que para adelgazar y mantenerse en forma es necesario someterse a una buena alimentación y un régimen de ejercicios rutinarios. Sin embargo, puede pasar que alguien cumpla con estas dos premisas y aún así no estar cumpliendo con sus objetivos.

El Centro de Estética Lidia Sánchez señala que esta duda puede llegar a ser común entre quienes están llevando a cabo una vida sana sin notar cambios en su peso corporal, y esto puede pasar aunque se sienta el cuerpo más deshinchado y la ropa más holgada.

Una opción para controlar el peso corporal es a través de una báscula.

¿Por qué sigo engordando si estoy a dieta y hago ejercicio?

1. Las personas incluso pueden ganar peso al empezar a hacer ejercicio porque en los primeros días de entrenamiento, en los músculos trabajados se producen unos micro-desgarros, lo que genera inflamación y retención de líquidos en ellos. En este caso lo mejor es esperar un par de semanas a que el cuerpo se adapte.

Publicidad

2. Si pasan esas dos semanas y los cambios siguen sin aparecer, el portal La Bolsa del Corredor señala que se puede deber a que se están ingiriendo más calorías de las que se están quemando. En este caso lo mejor será tomar conciencia de lo que se está consumiendo a diario, no solo en las comidas principales, sino también entre horas.

En este punto, lo más importante es mantenerse abierto a aprender nuevas cosas y sobretodo, ser paciente para progresar lentamente, ya que no se trata del camino rápido pero sí del más saludable.

¿Cómo lograr los objetivos nutricionales?

Se debe subir la ingesta de alimentos con un gran contenido de agua, entre ellos las verduras, las hortalizas y las frutas. También se deben ingerir bebidas sin calorías, tales como el agua con limón/pepino, agua con gas, café y tés sin azúcar.

Publicidad

Sumar los alimentos ricos en fibra como los cereales integrales y restar el consumo de sal, así como los procesados.

(I)

Publicidad

Te recomendamos estas noticias