Publicidad

La pedofilia en 'El Rostro' del cuencano Ernesto Arias

'El Rostro' aborda un tema de actualidad: la pedofilia en miembros del clero católico cuyas víctimas han sido, preferentemente, alumnos de establecimientos confesionales.

Foto: redaccion

El Rostro, obra de la autoría de Ernesto Arias, escritor y gestor cultural cuencano (1948), es una novela que trata el tema de la pedofilia. Tiene una estructura circular. Está contada por un narrador, que no sabemos quién es y que, en las primeras páginas, da cuenta de la presencia de él, un personaje del que tampoco sabemos, salvo que ha ingresado a una vieja casa y que lleva en el bolsillo un puñal. A partir de esta escena se va desmadejando una narración de 161 páginas, que involucra a casi una decena de variopintos personajes.

El libro, editado por El Conejo, está estructurado en 23 capítulos cortos, en los que se alternan y concatenan varias narraciones. Entre otras, la del hombre del puñal, que, pronto se nos revela, tiene el encargo de asesinar al sacerdote Ángel Pintado, ya anciano; y la de Samuel Tipán, a quien su pasado no lo deja en paz, puesto que cuando era niño sufrió abusos sexuales de parte del sacerdote Pintado. La obra se mueve entre presente y pasado.

Tipán, ya adulto, busca vengarse. Es, desde su óptica, una cuestión de honor. Vive atormentado. En las noches, sale a caminar y mira a sujetos marginales. Se siente solidario con ellos. Intuye que en cada uno de esos seres existe una vida dura. Conoce así a Delfín Cañete, a Perrita, a Viky Macías, entre otros. Destaca en los personajes de Arias el sentido de la solidaridad.

Algunos pasajes de la novela están construidos con el recurso del rumor. Los rumores cobran estatuto de verdad en las ocasiones en que los personajes toman la palabra y narran en primera persona lo que han vivido o lo que sienten. Así sabemos de los sentimientos de Tipán, quien duda de la ley, por ese motivo no acude a esta. Pero lo que podría convertirse en un ajuste de cuentas, toma otro cariz. Es como si el azar asumiera las riendas. (O)

Publicidad

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?