Algunos tipos del Virus del Papiloma Humano (VPH) produce verrugas genitales en los hombres, mientras otros no genera síntomas en ninguno de los dos sexos. Esta enfermedad de transmisión sexual se relaciona con el cáncer de cuello uterino en las mujeres.

El médico James M. Steckelberg explicó a Mayo Clinic que ciertos tipos de VPH producen una infección persistente, que son las que podrían derivar en cáncer. Se conoce que es el causante de cáncer a la orofaringe, la vagina, la vulva, el pene, el ano y la parte posterior de la boca.

"Con frecuencia, el sistema inmunitario del cuerpo elimina el virus sin tratamiento en un plazo aproximado de dos años. Pero hasta que el virus desaparezca, puedes contagiar a tus parejas sexuales", se alertó en la publicación.

Una forma de prevenir el VPH de alto riesgo es con una vacuna. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos aprobó las que se usan en hombres (de 9 a 26 años) para evitar la aparición de verrugas genitales y el cáncer anal; y las que se aplican a niñas y mujeres contra el cáncer de cuello uterino.

También se usa Gardasil 9 para mujeres y hombres de 9 a 45 años. "El mejor momento para recibir las vacunas es antes del inicio de la actividad sexual. Aunque estas vacunas aún no están aprobadas para prevenir el cáncer de pene y orofaringe relacionado con el VPH, estudios recientes sugieren que estas vacunas también pueden ser eficaces para prevenir estos cánceres", se añadió.

Finalmente, Steckelberg recordó que usar condón al usar relaciones sexuales reduce el riesgo de contraer VPH pero hay áreas fuera del preservativo que podrían generar infección. Por eso, la implementación de la vacuna es lo más efectivo. (I)