Si bien se dice que el perro es el mejor amigo del hombre, quienes aman estos animales y tienen uno en casa, se han asegurado de darle los cuidados básicos y se han preocupado de que a sus mascotas no les falte nada.

La FCI (Federación Cinológica Internacional) reconoce aproximadamente 337 razas de perros; los hay grandes, pequeños, con mucho y con poco pelaje, sin embargo, no todas las razas de perro requieren las mismas atenciones.

Border collie

Estos son los famosos perros ovejeros. Son una raza que necesita mucho espacio para correr y gastar su energía. Son animales muy activos y fuertes. Con una altura aproximada de 46 a 54 centímetros y peso de 14 a 22 kilogramos.

Una alimentación completa para tu Border Collie adulto implica entre 350 y 400 gramos de alimento seco.

Publicidad

El Border collie es, según algunos expertos, la raza de perro más inteligente del mundo por sus rápidos reflejos y facilidad de aprendizaje. Si tienes uno, debes prestar atención a su actividad, precisa entrenamiento tanto para su fuerza como para su energía. Pero tampoco hay que olvidarse de enseñarle a relajar la tensión a este perro de pastoreo.

En cuestión a su pelaje, se recomienda que controles los parásitos en su pelo. La forma para prevenir su aparición es usar un champú específico para perros.

Es importante señalar que solo debes bañar a tu Border Collie si está muy sucio. Después, sécalo muy bien para que no quede nada de humedad.

La Reina Victoria I del Reino Unido tuvo ejemplares de Border Collie en su palacio.

Dálmata

A finales del siglo XVII se dio a conocer la raza en Inglaterra y rápidamente, los cocheros, comenzaron a utilizar estos perros como vigilantes en sus viajes.

Publicidad

Este perro es otro de los que más actividad precisa. Son animales muy activos e inquietos y por ello, si tienes uno de mascota es necesario que reciba un buen adiestramiento.

El Dálmata es testarudo e independiente, pero también es ese amigo amistoso que siempre hará bromas para que lo veas.

Se adapta bien a la vida hogareña.

Se recomienda no dejar que duerma en el exterior debido a su pelaje, ya que es muy corto y no lo protege del frío.

Publicidad

A partir del siglo XIX, la raza dejó de ser utilizada para la guarda y se convirtió en una de las razas de compañía más preciadas por la nobleza.

Le gusta correr, saltar, jugar y sentir la presencia y el afecto de los dueños. Es buena compañía para los niños y se adapta perfectamente a sus juegos.

El mantenimiento del dálmata no es complicado, basta con cepillarlo con regularidad y sacarlo a pasear cada día para que pueda quemar toda su energía.

Husky Siberiano

El husky siberiano es un perro muy característico por su parecido a un lobo.

Uno de sus mayores cuidados y exigencias se presentan en su pelaje ya que tiene dos capas. La interna, que lo protege del frío gracias a su densidad y la externa que es suave y bastante frondosa. Esta capa limpia y bien cuidada ,ayuda a que la piel esté bien ventilada en verano.

El husky se preocupa de limpiarse a sí mismo ya que no soportan estar sucios y dedican horas a lamerse. El tiempo de espera mínimo entre baño y baño es entre los 7 o 10 días. Se recomienda cepillar su pelo tres veces a la semana ya que muda el pelaje dos veces al año.

Este perro también es muy atlético. Un motivo por el que igualmente precisa de mucha actividad física. (I)