El Viagra es un medicamento que ha generado varios mitos sobre sus efectos nocivos en el cuerpo. Es utilizado para corregir la disfunción eréctil y tuvo su aparición hace 22 años.

El medicamento cosecha un éxito mundial incluso antes de que sea autorizado fuera del territorio estadounidense. Se vende de contrabando en países como Israel, Polonia y Arabia Saudita a partir de mediados de 1998, con tarifas de tres a cinco veces superiores al precio legal estadounidense (unos 10 dólares).

A lo largo de los años varios estudios han buscado vincular algún efecto adverso en su uso, pero no hay un consenso aún. Sin embargo, se ha podido establecer una relación en varios casos en el que el consumo de la pastilla azul daría síntomas en la visión.

El portal Mejor con Salud detalla que una elevada dosis podría causar distorsiones visuales o efectos persistentes. Si bien no hay suficientes estudios sobre el tema sí han podido establecer una relación entre los casos por lo que se sugiere que este debe ser recetado por un profesional.

Publicidad

El sildenafilo es el principal activo del medicamento que inicialmente se usaba para problemas de hipertensión, pero se descubrió su otro efecto. Se detallan varios casos en los que los hombres reportaran la reacción en su visión y que esta se volviera azul.

Se logró detectar que existía un factor en común en los casos reportados y era el consumo excesivo de la dosis recomendada, aunque dependerá de la asimilación del cuerpo al principio activo. Por lo que se estableció que superar los 100 miligramos puede generar estos efectos persistentes además de visión borrosa o ceguera a ciertos colores. (I)