En 1980, el futurólogo estadounidense Alvin Toffler (1928-2016) publicó el best-seller La tercera ola, que predecía situaciones que hoy suenan muy cotidianas: la omnipresencia de la Internet, la computadora personal y el valor de la individualidad. Ese periodo, iniciado con la Segunda Guerra Mundial, fue precedido por las primeras dos olas que también transformaron la forma de vida de la mayoría de la humanidad: la agricultura y la Revolución Industrial.

La década anterior confirmó lo expresado por Toffler, quien además llegó a desarrollar el concepto de la denominada “cuarta ola”, que apunta a la convergencia completa de la información, la tecnología y la revolución genética, además de la conquista del espacio, según analizó junto con su esposa, Heidi.

Abordamos esta tendencia con Ernesto Kruger, destacado emprendedor ecuatoriano especializado en tecnología, quien brinda asesoría a empresas nacionales y del extranjero para emplear mejor la tecnología. Él lidera Kruger Corporation, multinacional con 26 años de experiencia y ubicada en once países.

¿Qué tan al día está nuestro país en avances tecnológicos?

Publicidad

Nuestro país tiene una rápida adopción de tecnología masiva, pero lamentablemente no es un productor de tecnología, salvo iniciativas en el mundo de las aplicaciones que han generado excelente software. Ecuador también ha sido laboratorio de iniciativas tecnológicas, como Waze (red social creada por israelitas para monitorear el tráfico).

¿El Ecuador está subido en la cuarta ola de Toffler o estamos algo retrasados?

Estamos retrasados, pues vivimos entrampados con problemas sociales generados, a mi modo de ver, por la corrupción, la falta de educación y la dificultad de trabajo por las barreras a la inversión y todo un entramado de leyes obsoletas. Vivimos más en regulaciones que en facilitar la vida a emprendedores que creen o usen la tecnología para generar riqueza; vivimos más en una economía de la escasez que de abundancia.

Vivimos más en regulaciones que en facilitar la vida a emprendedores que creen o usen la tecnología para generar riqueza".

¿Existe innovación en tecnología en nuestro país?

Publicidad

Producir innovación no es más que generar ventas, que tu cliente te compre. El problema está en el tamaño de tus ventas y en el mercado que tengas, si son lineales o exponenciales. Por tanto, en Ecuador sí existe innovación, pero lineal, de bajo impacto, no existen innovaciones exponenciales; es decir, aquellas cuyo crecimiento es diez veces más de lo que es una empresa tradicional en Ecuador; por ejemplo, no ha nacido una empresa unicornio; es decir, una empresa que tenga una valoración de 1000 millones.

¿Cómo podemos desarrollarnos mejor en esta área?

Apoyando al ecosistema de emprendimiento, en especial, creando capital de riesgo o, lo que llamo para no causar temor, capital de emprendimiento. Por otro lado, hay que eliminar las barreras regulatorias, que son demasiadas en Ecuador, y mientras más enredados estemos, más difícil será producir innovación.

¿Cuáles son sus herramientas, redes sociales o aplicaciones más empleadas?

Publicidad

Principalmente, uso LinkedIn por trabajo, Twitter para enterarme de noticias y Facebook para comunicar. Para ocio Instagram, para investigar Pinterest y para colaborar y comunicarme en tiempo real WhatsApp, Telegram o Signal. Empleo aplicaciones de bancos para transacciones, servicios, pagos, tomo notas de reuniones en Evernote y para reuniones virtuales uso Meet de Google o Zoom o Skype. Hago seguimiento en Trello y Dropbox para archivar. Reviso la prensa con suscripciones digitales y controlo mi casa con aplicaciones de Domótica. Y no puede faltar mi música con Spotify y para inspirarme veo charlas TED (en YouTube). Cada vez veo menos televisión y más YouTube. O cuando vale la pena algún documental con Netflix y leo libros en la aplicación de Amazon o la de Apple. Y pruebo todo tipo de aplicaciones para tomar transporte, hacer compras o reservar turismo. En fin, mi vida es digital y disfruto de ello.

¿Cuáles son las situaciones negativas o errores que las empresas suelen cometer en el campo tecnológico y que derivan en una subutilización de este recurso?

Las empresas piensan que hay que poner tecnología por poner, pero hay que entender que deben transformarse digitalmente; es decir, que el negocio físico tenga su símil digital, cuyo objetivo es facilitar la vida a sus clientes con modelos de negocios tomando como centro el cliente. Adicionalmente, toda empresa debe invertir en generar una cultura fuerte con las personas adecuadas y con procesos que piensen en la experiencia de usuario y que usen tecnologías exponenciales. Aquí es donde fallan las empresas, pues hacen grandes inversiones, pero se olvidan de la cultura o de seleccionar gente de distintas generaciones. O está el otro extremo: no usar tecnología y entonces estarían en riesgo de desaparecer con el tiempo.

Las empresas piensan que hay que poner tecnología por poner, pero hay que entender que deben transformarse digitalmente; es decir, que el negocio físico tenga su símil digital, cuyo objetivo es facilitar la vida a sus clientes...".

¿Cómo aprovechar mejor el campo tecnológico en esta década que está por comenzar?

Publicidad

1. Perder el miedo a los cambios y probar con iniciativas pequeñas, de tal manera que una hipótesis de mercado pueda ser validada pronto. La clave es equivocarse rápido y barato.

2. Recibir y entender retroalimentaciones del cliente en tiempo real; esto resulta fundamental pues el máximo juez de una empresa es su cliente.

3. Tener asesores tecnológicos con experiencia comprobada (yo les llamo habilitadores tecnológicos) para seguir por un camino con menos riesgos.

4. Tener a la mejor gente, pues ellos son los que hacen que la tecnología sea un éxito o no. Los esquemas de reclutamiento no deben basarse en títulos sino en habilidades.

5. Crear una cultura organizacional mezclando generaciones, pues existen generaciones que son inmigrantes digitales y otros que nacieron nativos digitales. Es saludable que ambos convivan dentro de la empresa.