Viajar es una actividad que se encuentra entre los objetivos y preferencias de muchas personas. Ya sea por un corto o largo tiempo, o a destinos más o menos cercanos. Lo que importa es salir de la localidad donde se reside y disfrutar de nuevas experiencias.

Pero salir de viaje no siempre es fácil por falta de tiempo o por motivos económicos. Si este último es el inconveniente, existen algunas recomendaciones que se pueden seguir para ahorrar algo de dinero para ir de vacaciones.

Estas son 10 sugerencias para gastar menos dinero y viajar más:

1. Establece un objetivo

Cuando tienes tu objetivo claro es mucho más fácil llegar a la meta y, cuando tengas tentaciones, puedes volver al camino correcto con menor dificultad.

Publicidad

Plantea claramente lo que deseas: un mes en Europa, quince días por Sudamérica, una semana en Miami, etc.

Cuando encuentras unos zapatos bonitos, una cartera muy chic o una blusa de tu color favorito, recuerda que por ahora tu propósito es irte de viaje, no renovar tu armario.

2. Intenta disminuir tus deudas

Gasta menos en aquello que no es necesario ni urgente y guarda eso para ir pagando esas deudas que te atormentan. Una opción es dejar en casa la tarjetas de crédito para evitar usarlas. Puede parecer muy difícil, pero sí es posible.

3. Organiza tus gastos

Esto está ligado al ítem anterior. Debes tener claro todo eso que no puedes dejar de pagar, esas cosas básicas (alimento, transporte, servicios básicos) que son prioridad y de las que no pudimos huir.

Así puedes determinar un presupuesto para lo prioritario y conservar lo demás para ahorrar o pagar deudas.

Otro tip: Ahorra en el pago de servicios básicos apagando las luces de las habitaciones y todos esos dispositivos que consumen electricidad, no solo que tu gasto será menos sino que también contribuyes al cuidado del ambiente.

Publicidad

4. Elimina gasto innecesarios

Si este viaje es realmente importante para ti y requieres mucho presupuesto, puedes incluso deshacerte de algunos gustitos para así ahorrar un poco más. Por ejemplo, si tienes televisión por cable y Netflix, podrías por un tiempo quedarte solo con uno de los dos servicios. Revisa tus cuentas e identifica qué podrías suspender.

5. Ten una cuenta específica para ahorro

Todo ese dinero que estés ahorrando es mejor que lo guardes en una cuenta bancaria aparte, para que no se mezcle con el resto de tu dinero y sepas claramente cuánto llevas acumulando.

Si es posible no tengas una tarjeta de débito de esa cuenta, o si la tienes, guárdala en casa para que no utilices este dinero.

6. Establece una cantidad fija de ahorro mensual

Tomando en cuenta tu presupuesto para tus gastos básicos, puedes analizar cuánto podrías ahorrar mensualmente, quizás un porcentaje de tu sueldo. Al inicio puede ser poco, pero conforme te vayas acoplando a este nuevo modo de vida, puedes aumentar la cantidad que ahorras.

7. Usa el dinero de modo inteligente

Todo dinero extra que recibas no lo pongas en la cuenta de gastos, sino en la de ahorros o en la de pagar deudas.

Si te llega más dinero no piensas que tienes más para gastar, al contrario, que sea para ahorrar. Sigue firme en tu objetivo.

8. Cocina en casa

Si eres de las personas que comen seguido en la calle, cambia de inmediato esta costumbre y empieza a cocinar en casa. Con lo que gastas en una cena en un restaurante podrías quizás comprar alimentos para varios días.

9. Cancela las suscripciones

A veces hasta sin darnos cuenta estamos suscritos a servicios que se ofrecen en internet, al de revistas, canales de fútbol, entre otros, y anual o mensualmente se debitan unos cuántos dólares de nuestras cuentas. Creemos que es insignificante, pero si lo cuantificamos nos damos cuenta de que sí es un valor representativo.

10. Cuidado con los gastos más pequeños

Un cigarrillo, una botella de agua, unos chicles, etc., aunque tengan un precio mínimo siguen contando como gastos y afectan a tu plan de ahorro. (I)