Muchos electrodomésticos, sustancias y otros implementos que se usan en la cotidianidad podrían pasar desapercibidos o ser ignorados, pese a su constante uso. Aparecieron a lo largo de los años y entonces podrían haber sido una novedad, pero en la actualidad muchos desconocen su historia. Así como los descubrimientos médicos que aparecieron por casualidad, también existen otras situaciones que hoy forman parte del diario vivir. 

Microondas 

Percy Spencer, un ingeniero de Raytheon Corporation, estaba a cargo en el año 1946 de una investigación relacionada con el radar con un tubo vacío. En un determinado momento el investigador se percató de que un caramelo en uno de sus bolsillos se había derretido.  Spencer entonces tomó un poco de  maíz y lo puso junto al aparato; en poco tiempo obtuvo canguil y un nuevo descubrimiento: el microondas.

Sacarina

Constantine Fahlberg, investigador en la Universidad de Johns Hopkins (EE. UU.)  en 1879,  quería encontrar en su trabajo un nuevo uso para el alquitrán de hulla. Al regresar a casa luego de trabajar en su laboratorio, se sentó  a comer uno de los panes que su esposa había hecho.  Fahlberg olvidó lavarse las manos y sin querer impregnó el pan con  ácido anhidroortosulfamine benzoico, por lo que lo sintió más dulce. Había descubierto la sacarina.

Post-its

Spencer Silver, investigador  en los laboratorios de 3M en EE. UU., creó  en 1968 un adhesivo de baja adherencia, pero no podía encontrarle un uso. Un tiempo después su compañero Art Fry  se frustró cuando no pudo encontrar alguna forma para pegar papel de forma temporal en un libro; recordó el producto de Silver y lo usó como una especie de señalador  autoadhesivo. Hoy los denominados post-its son de los materiales de oficina más vendidos en el mundo, aunque la idea se lanzó en todo EE. UU. recién en 1980.

Cereal

Los hermanos John y Will Kellogg  intentaban hervir granos para hacer granola. En 1898, accidentalmente dejaron una taza de granos cocidos en la estufa por varios días; la  mezcla se volvió mohosa, pero el producto que emergió estaba seco y grueso. Después de algunos experimentos se deshicieron del moho y crearon el cereal. Entonces no tenía sabores como ahora, era simple y apareció como alimento ligero y para frenar  la masturbación entre la población, pues John  Kellogg -integrante de la Iglesia Adventista del Séptimo Día-  creía que las comidas picantes y otras 'favorecían el pecado'.

Coca Cola

El farmacéutico  John Pemberton estaba viviendo en Atlanta (EE. UU.) en 1880 cuando  empezó a vender un jarabe a base de vino y extracto de coca contra los  dolores de cabeza y desórdenes nerviosos. Cinco años después, la ciudad  prohibió la venta de alcohol, por lo que Pemberton creó una versión del remedio basado  solo en la coca mezclada con agua carbonatada.  Resultó uno de los  refrescos más vendidos a nivel mundial, hasta ahora. (I)