Sin cargas negativas

7 de Octubre, 2018 - 00h00
7 Oct 2018
7 de Octubre, 2018
7 Oct 2018

Tal como nuestro cuerpo exige un cuidado saludable y un mantenimiento prolijo para garantizar su buen funcionamiento, nuestra mente necesita estar libre de obstrucciones, presiones y cargas negativas que puedan entorpecer su libre flujo y la alejen de uno de sus objetivos primordiales: presentarnos una visión realista, equilibrada de la vida, y proveernos de recursos para adaptarnos a los cambios y resolver los problemas que tengamos que enfrentar en este recorrido hacia nuestro destino. Pero a nuestra mente no le damos el mismo trato que a nuestra salud física. Cuando tenemos una afectación emocional no reaccionamos prontamente y buscamos sus causas, ni diseñamos un plan de acción para neutralizar sus efectos, sino más bien tenemos la tendencia a esperar a que desaparezca por sí sola en el tiempo (a diferencia, por ejemplo, de un fuerte dolor de oídos, que atenderíamos enseguida). Las heridas emocionales pueden no incapacitarnos visiblemente, pero crearán estrés, que poco a poco irá minando nuestra resiliencia y en un momento dado, al superar nuestro límite de tolerancia, puede desencadenar una crisis emocional.

Para preservar nuestra salud mental es necesario darle atención a nuestro yo interior y proteger su entorno afectivo. Debemos fortalecer nuestra autoestima, sintiéndonos a la altura de cualquier tarea o dificultad que debamos enfrentar, remarcando nuestras áreas positivas (y usarlas) y suprimiendo los pensamientos negativos, derrotistas. Si estos se presentan se los eliminará imponiéndonos pensar profunda y exclusivamente en un evento o una acción agradable, de feliz resultado, aunque sea por un corto momento. Nuestra mente funciona de esa manera, una vez conectada a un estímulo positivo, seguirá esa pauta (de la misma manera en que estuvo enganchada al pensamiento negativo). La culpa es un sentimiento muy doloroso que necesita reparaciones dentro y fuera de nuestra mente, dentro y fuera de nuestra persona. Un temible enemigo del equilibrio emocional es la soledad; buscar y compartir la amistad y la experiencia de gente positiva (y al mismo tiempo alejarnos de la gente tóxica) no tiene precio. Lo que jamás debemos permitirnos es rumiar y rumiar sobre los problemas, sino decidirnos a atacarlos, y hacerlo. Con voluntad, perseverancia y fe en uno mismo, cualidades que todos podemos fortificar, seremos capaces de estructurar una sólida base para nuestro bienestar emocional, y vivir mejor.

salmonlenin@yahoo.com

Sin cargas negativas
Columnistas
2018-10-09T09:32:30-05:00
Tal como nuestro cuerpo exige un cuidado saludable y un mantenimiento prolijo para garantizar su buen funcionamiento, nuestra mente necesita estar libre de obstrucciones, presiones y cargas negativas.
El Universo

Cuéntenos su problema

Envíe sus consultas a El Especialista llenando el siguiente formulario.

Formule su pregunta aquí