Conocía del paro nacional, pero por la necesidad de viajar a Cuenca a encontrarse con un familiar, Richard Fernández, venezolano radicado en Durán desde hace diez meses, llegó a la terminal terrestre de Guayaquil a las 07:00 del domingo, en busca de un pasaje para la capital azuaya.

Allí, aunque ya sin expectativa esperaba hasta las 11:00 de este lunes 27 de junio. En la estación de la urbe porteña a esa hora las boleterías de las cooperativas que viajan de Guayas a Azuay permanecían cerradas por el bloqueo de las carreteras.

“Es fuerte. Yo creo que la única opción sería esa, llegar haciendo trasbordo, por partes. Prácticamente los carros particulares son los que están ofreciendo esa posibilidad, no hay más”, comentó el hombre.

Los hospitales de Cuenca esperan que oxígeno llegue lo más pronto debido a que existencias se van agotando

Los cierres de vías que conducen a Cuenca causan ya complicación en los hospitales, lo que implica un riesgo para los pacientes. Este domingo un convoy que trasladaba oxígeno medicinal y otros insumos tuvo problemas para avanzar por el bloqueo en la vía a Molleturo.

Publicidad

Esa situación provoca preocupación entre las autoridades sanitarias y las familias de quienes permanecen hospitalizados.

Las boleterías de cooperativas que van a Azuay no vendieron boletos en la terminal terrestre de Guayaquil. Foto: El Universo

Viajar de Guayas a Azuay se ha vuelto casi imposible en estos días de paralización convocada por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie). Los transportes no salen ni desde la terminal terrestre, ni de las operadoras de turismo cercanas, ubicadas en el norte de la ciudad.

Así se evidenció la mañana de este lunes 27 de junio, en el decimoquinto día del paro con el que se demanda del Gobierno nacional políticas públicas que coadyuven a enfrentar la compleja situación económica que vive el país.

Desde la terminal de Guayaquil entre el 1 y 31 de mayo salieron para Azuay 26.143 personas; mientras, del 1 al 12 de junio, hasta un día antes de las protestas, lo hicieron 9.653 usuarios, según la Fundación Terminal Terrestre.

Publicidad

De los datos proporcionados se desprende que a diario un promedio de 840 pasajeros se trasladó desde la urbe porteña hacia la provincia austral un mes y medio antes del paro. Ahora, ese flujo se redujo prácticamente a cero desde la semana anterior cuando las protestas tomaron fuerza.

Hasta este lunes, de 90 cooperativas que operan en la estación terrestre, trabajaron 50, un poco más de la mitad.

En La Garzota, en las oficinas de la empresa Alianza que agrupa a las cooperativas Sucre, San Luis y Austro Sur, y dispone de microbuses con capacidad de 17 y 19 pasajeros, tampoco se despachaban unidades.

“Hay que esperar a ver si se llega a un acuerdo (entre manifestantes y Gobierno), que ya pare esto”, señaló Sofía Miño, colaboradora de la compañía, quien mencionó que antes del paro salían viajes a cada hora, desde las 04:00 hasta las 19:00.

Publicidad

Viajar haciendo trasbordo, la opción en carros particulares

Muchas de las operadoras de turismo que tienen oficinas en el sector de Bahía Norte no atendieron la mañana de este lunes, por el paro. Foto: El Universo

En el sector de Bahía Norte las oficinas de las operadoras de turismo que ofrecen movilización a Cuenca con furgonetas la actividad era escasa este lunes. En algunas no hubo atención y en otras la puerta estaba a medio cerrar.

Sí se evidenció presencia de carros particulares tipo SUV y automóviles estacionados en el sitio. El conductor de uno de esos vehículos mencionó que ofrecen el servicio de transporte a turistas que salen del aeropuerto José Joaquín de Olmedo y quieren dirigirse a Cuenca.

Convoy con alimentos e insumos fue atacado en vía Cuenca-Molleturo; autoridades indican que oxígeno medicinal no puede llegar a esa ciudad y hay riesgo para pacientes

De Guayaquil el viaje llega hasta Tamarindo, comunidad azuaya. Desde allí, explicó el hombre, se hace trasbordo en camioneta hasta Molleturo, si es que no hay bloqueos.

Ese tramo es de unos 40 minutos. Ya en Molleturo se aborda otra camioneta hasta Sayausí y desde este punto se aborda otro carro hasta Cuenca.

“Hasta llegar a Cuenca normalmente se hace un recorrido de tres horas, ahora están haciendo días enteros y la gente tiene que hacer trasbordo obligadamente”, comentó el transportista y añadió que esta alternativa puede costar de $ 200 a $ 300. (I)