Usuarios de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT) en el norte de Guayaquil han expresado su malestar por las constantes fallas en el servicio de teléfono e internet.

La última semana, las quejas se han replicado en las zonas de Mucho Lote 2 y el bloque 10 de Bastión Popular.

En la manzana 1295 de este último sector vive José Alvarado, quien lamentó el corte imprevisto de estos servicios. Refirió que en las últimas dos semanas, no ha podido utilizar el internet en casa ni la línea telefónica durante nueve días.

“Hace una semana se fue el servicio, me quedé sin tono y sin internet. Se demoraron cinco días en restablecer. Es el mismo cuento de siempre, que se roban los cables, todos los meses dicen eso. Ahora este viernes que pasó, sin servicio de nuevo. Pasamos viernes, sábado, domingo, lunes, hasta esta hora todavía no tengo servicio de internet, que supuestamente se han robado el cableado”, expresó el ciudadano.

Publicidad

Lo que más le preocupa es que su hija menor comenzó clases el viernes 7 y no pudo conectarse. “Ella tenía que entrar a clases virtuales y no lo hizo porque no hay internet. Hoy lunes tampoco pudo conectarse”, expresó Alvarado.

Dijo que este problema se replica todos los meses. Lamentó que al recibir la planilla no le descuentan el valor por los días en que no recibió el servicio. “Lo peor es que uno paga su planilla completa, y si uno se atrasa dos o tres días le cortan el servicio”, sostuvo el ciudadano.

El mismo problema se refleja en el sector Mucho Lote 2. Doris Andrade explicó que solo en el mes de abril hubo al menos cuatro cortes del servicio sin previo aviso.

Guayaquil cuenta desde este miércoles 12 con un centro de terapias para personas vulnerables

Dijo que al llamar al call center, la respuesta que recibió por parte de un agente era que se registró un robo de cables en el sector. “Siempre dan la misma respuesta, es decir, ¿arreglan y a los tres días se vuelven a robar los cables? ¿Siempre va a ser así?”, refirió la ciudadana.

Esto le ha generado inconvenientes en su trabajo, que lo realiza desde casa.

“Debo ir a la casa de mi mamá en el suburbio para poder conectarme y no tener problemas en mi trabajo. Es un abuso lo que hacen en CNT”, indicó Andrade.

Este inconveniente se registra desde hace varios años en diversas zonas de Guayaquil.

En marzo del 2020, y en pleno pico de la pandemia de COVID-19, gran parte de las ciudadelas Los Esteros y Pradera, en el sur, se quedaron sin servicio telefónico y de internet, durante al menos tres semanas, mientras regía un confinamiento diario desde las 14:00 hasta las 05:00.

A pesar de aquello, los usuarios pagaron el mismo valor como si hubieran tenido el servicio todo el mes. Las quejas se replicaron en las agencias de esa entidad. (I)