Julián, Alertte e Isaac retornaron a clases presenciales la semana pasada. Ellos están en tres planteles particulares distintos del norte de Guayaquil y durante la pandemia no tuvieron COVID-19, pues sus padres evitaban contactos y constantes salidas.

Los niños que están en edad escolar llegaron esta semana a sus casas con decaimiento y desarrollaron síntomas ligados a males gripales. A la madre de Julián le dijeron que era un resfrío común, a Alertte que era una tos seca y a Isaac que estaba congestionado y que debía realizar nebulizaciones.

COE nacional pide a los cantones de Guayaquil, Durán, Samborondón y Cuenca que eliminen sanciones por no usar mascarilla

Los médicos que atendieron a los chicos creen que agarraron esos males en los planteles al estar en contacto con otros niños.

Similares casos se están reportando en estos días en algunos planteles particulares que iniciaron clases la semana anterior. Una maestra comentó que esta semana han registrado ausencias de niños por males gripales, en un momento en que en Guayaquil está cambiando el clima.

Publicidad

El protocolo ante casos sospechosos

Días atrás, el Ministerio de Educación emitió un protocolo con los lineamientos de retorno a clases. Allí se establece que si los estudiantes muestran sintomatología respiratoria, ellos no deberán asistir a la institución educativa hasta que los síntomas hayan desaparecido o cuenten con una prueba de antígenos o PCR negativa para COVID 19.

Los docentes, personal administrativo o del Departamento de Consejería Estudiantil (DECE) de la institución educativa que presenten sintomatología respiratoria o síntomas sospechosos de COVID-19 deberán acudir al centro de salud más cercano o de su preferencia para su evaluación y recomendaciones médicas; de igual manera deberán realizarse la prueba de antígenos o PCR de COVID-19 cuando el personal médico lo considere necesario para descartar un caso positivo.

Reposo es necesario

La doctora Victoria Parra, administradora técnica y médico general del centro de salud n.º 2 del Ministerio de Salud Pública (MSP), mencionó que en estos días han recibido de cinco a seis pacientes por día con síntomas respiratorios ya que en este paso del invierno al verano circula el virus de la influenza.

“Es importante que acudan donde un médico para que este pueda indicarle (al paciente) específicamente cuál es el virus que tiene y darle medicación para eso”, refirió y sostuvo que lo prudente es que se guarden tres días de reposo mientras los síntomas gripales sean fuertes para evitar contagios, en el caso de los estudiantes.

Publicidad

Parra enfatizó en la importancia de no automedicarse, pues lo ideal es acudir al centro de salud más cercano o al médico de cabecera.

¿Cuándo aplicarse la vacuna contra la influenza o gripe y la del COVID-19?

En los centros de salud del MSP, dijo, se está vacunando contra la influenza y también hay disponibles los biológicos contra el COVID-19. “Las podemos colocar el mismo día o si desea (el usuario) un día después o un día antes. En un brazo (se aplica) la del COVID y en otro brazo la de la influenza.

Para la vacunación contra la influenza, los grupos considerados de riesgo son, entre otros, niños menores de 4 años, adultos mayores de 60 años, personas con hipertensión, diabetes, cáncer, embarazadas o en periodo de lactancia, indicó la doctora. (I)