A Guayaquil lo caracteriza el voluntariado, que es totalmente altruista y por el cual nacieron entidades, instituciones y gremios que son parte de su historia.

“Debido a la ausencia del Estado ecuatoriano, e incluso antes de la Corona (española), los guayaquileños por sí solos decidimos darnos los servicios”, expone Fernando Mancero, investigador histórico, docente y activista cívico cultural.

A eso se sumaba la situación geográfica de la ciudad, “enclavada en plena zona tropical” y considerada insana por la proliferación de epidemias y enfermedades, agrega el investigador.

Y por ese voluntariado surgieron instituciones como el Hospital Luis Vernaza (fundado en 1564 con el nombre de Santa Catalina Mártir), el Cuerpo de Bomberos de Guayaquil (uno de los más antiguos de América) y la Junta de Beneficencia, que “asumió las funciones que debió dar el Estado”, con instituciones centenarias a su cargo como hospitales (incluyendo el Vernaza y la maternidad), hospicios, unidades educativas y cementerios, dice Mancero.

Publicidad

También destaca la Sociedad de Beneficencia de Señoras de Guayaquil, la más antigua de voluntariado femenino en la ciudad y que continúa prestando servicios. Con el tiempo se sumaron unas más modernas como Fundación Ayuda para Enfermos Incurables (AEI), Solca, entre otras.

Guayaquil, la escogida por los dos grandes libertadores

Resaltan además los gremios que nacieron por causas puntuales frente a lo que acontecía en la ciudad. Ejemplos de estos son las cámaras, como la Cámara de Comercio de Guayaquil y la Cámara de Industrias de Guayaquil.

El agruparse es una característica que nació con Guayaquil y aquello se evidencia en comités, grupos cívicos, confraternidades, hermandades, clubes y otros, entre estos, el Comité Cívico Procentro de Guayaquil, el Foro Río Guayas y muchos más, dice el investigador histórico.

Hospital Luis Vernaza

Su historia se remonta a la época de Carlos II, rey de España, quien ordenó crear hospitales en todos los territorios que estaban bajo su corona. Fundado el 25 de noviembre de 1564, es el primero y el más antiguo hospital de Ecuador, así como uno de los pocos edificios públicos en el siglo XVI en Guayaquil, cuya construcción la inició el cabildo de esta ciudad, recoge su historia.

Publicidad

Una imagen del hospital Luis Vernaza de 1910. En ese entonces era el Hospital General. Foto: Cortesía Hospital Luis Vernaza

Se llamó primero Santa Catalina Mártir, en honor a este personaje cuya fiesta se celebraba el día de la inauguración de este sanatorio.

En 1888, el presidente del Concejo Municipal de Guayaquil, Francisco Campos Coello, al ver la situación calamitosa de la salud en la ciudad, propuso conformar una junta de notables para que manejen las instituciones de bienestar público de la ciudad. Así nació la denominada Junta Municipal, que luego se llamó Junta de Beneficencia de Guayaquil.

Consumido también por incendios, este hospital tuvo nuevas construcciones de madera, en 1903, y finalmente de cemento, que comenzó en 1918.

Ya de cemento, el hospital Luis de Vernaza. Para entonces se llamaba todavía Hospital General. Foto: Cortesía Hospital Luis Vernaza

Cambió además de nombres. Fue Hospital General y por último, en 1942, quedó como Luis Vernaza, en honor a uno de los más renombrados benefactores y directores de la Junta de Beneficencia de Guayaquil.

Publicidad

“Su importancia en la vida de los guayaquileños y del país entero se da por su gran oferta de servicios, por sus galenos reconocidos desde sus inicios, por la experiencia y tecnología de vanguardia que garantiza la atención segura y de calidad, es el referente para la formación de las nuevas generaciones en las especializaciones médicas”, destaca el hospital.

Una imagen del hospital Luis Vernaza, de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, cuando cumplió 457 años, en noviembre del 2021. Foto: Cortesía Hospital Luis Vernaza

Actualmente cuenta con cuatro programas activos de trasplante (córnea, renal con donantes vivos y cadavéricos, hepático adulto, cardiaco), un banco de tejidos y un equipo de procuración de donantes cadavéricos que brindan estos servicios de alto nivel y complejidad.

Al momento, el hospital, con 1.600 colaboradores, ha realizado 12.314 cirugías entre el 2021 y este año; 118.305 consultas en el mismo periodo, y ha atendido a 10.637 pacientes en emergencia y hospitalización en este lapso.

Cuerpo de Bomberos de Guayaquil

Sus actividades comenzaron desde la época de la conquista, cuando voluntarios combatían los incendios que afectaban y que destruían a la ciudad. Se los conocía como los apaga fuegos, registran escritos históricos.

Publicidad

En agosto de 1835, el entonces presidente de la República, Vicente Rocafuerte, crea el Cuerpo de Bomberos de Guayaquil, que en 1930 recibió por parte del Congreso Nacional el título de Benemérito, en homenaje a su labor abnegada por la comunidad. Desde ahí se llama Benemérito Cuerpo de Bomberos de Guayaquil (BCBG).

Una foto de antaño de los bomberos de Guayaquil en acción. Foto: Cortesía Cuerpo de Bomberos de Guayaquil

Tequendama, Diluvio, Guayas, Daule, Auxiliar y Hacheros fueron las primeras compañías que tuvo la entidad, cuya labor ha sido clave para proteger a Guayaquil.

Con el paso de los años, el BCBG ha adquirido más competencias en atención de emergencias, convirtiéndose en un ente indispensable para Guayaquil y en referente nacional e internacional, además de ser un espacio de formación en valores para cientos de ciudadanos que anualmente se suman a sus filas, ya que se mantiene viva la tradición histórica de altruismo y valentía de los bomberos guayaquileños, enfatiza la entidad.

Una imagen de antaño de uno de los incendios que afectó a Guayaquil. Foto: Cortesía Cuerpo de Bomberos de Guayaquil

El Cuerpo de Bomberos de Guayaquil cuenta actualmente “con la flota de ambulancias más grande y equipada del país. Adicionalmente atiende emergencias con materiales peligrosos, rescates, incendios forestales, emergencias fluviales, entre otro tipo de alertas que se presentan diariamente en la ciudad”, se indica.

Guayaquil y sus puertos, una relación desde tiempos coloniales

El servicio a la comunidad es durante las 24 horas, todos los días del año. Al momento hay 2.075 bomberos voluntarios, 512 elementos remunerados y 205 servidores administrativos, así como 52 estaciones dentro del perímetro urbano y rural.

El altruismo y la valentía caracterizan desde siempre a los miembros del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil. Foto: Archivo

“En la actualidad el principal reto que enfrenta esta institución es el crecimiento acelerado de una urbe que cada vez cuenta con un mayor número de habitantes y sectores. Este escenario representa un desafío diario que hasta el momento el BCBG ha sabido superar exitosamente, expandiéndose y actualizándose constantemente para estar a la par de las necesidades de la ciudadanía”, cita la entidad bomberil.

Cámara de Comercio de Guayaquil

Antes de la creación de la Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG) existía el Consulado del Comercio. Sin embargo, la CCG fue la primera entidad dedicada netamente a impulsar el comercio de la ciudad, exponen sus representantes.

El 5 de junio de 1889, el presidente de la República, Antonio Flores Jijón, dispuso la creación de esta cámara, que debía convertirse en una entidad de consulta de los gobiernos y a la vez de opinar, representando el interés de la región en asuntos de hacienda, comercio y navegación.

Una foto del edificio de la Cámara de Comercio de Guayaquil cuando estaba en el centro de esta ciudad. Foto: Cortesía Cámara de Comercio de Guayaquil

Fue el primero y más antiguo gremio del sector privado de Ecuador y la tercera Cámara de Comercio en Sudamérica.

“A lo largo de la historia, el comercio se ha consolidado como la principal actividad económica de nuestra ciudad. Guayaquil es la urbe con mayor aporte al PIB (producto interno bruto) comercial del país. De hecho, la tercera parte de la facturación nacional del comercio se lleva a cabo en el puerto principal”, expone Miguel Ángel González, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil.

Las oficinas de la Cámara de Comercio de Guayaquil están actualmente en el edificio Las Cámaras, en el norte de Guayaquil. Foto: Archivo El U

Cuenta que esta entidad desde sus inicios ha buscado impulsar el libre comercio en la ciudad, brindando apoyo a los comerciantes mediante asesorías, capacitaciones, especialmente alzando la voz del comerciante ante las autoridades con la finalidad de que no se atropelle el crecimiento y se tomen decisiones que beneficien a todos.

“Desde entonces hemos liderado múltiples frentes, como el fomento del comercio electrónico, reducción de tramitología, entre otros”, agrega González, quien remarca que el comercio es el motor de la economía y el que genera actualmente el 42 % de las ventas locales.

Actualmente este ente de comercio reúne a cerca de 10.000 socios. Según el directorio de empresas y establecimientos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en Guayaquil hay alrededor de 41.000 empresas.

Cámara de Industrias de Guayaquil

Corría 1936 y la situación económica nacional era crítica porque habían caído las exportaciones de cacao que para entonces era la más importante fuente de divisas. Era también una época de crisis política.

Y ahí, en medio de esa agitación, en agosto de ese año comenzó sus actividades la Cámara de Industrias de Guayaquil (CIG), que nació por Decreto Supremo (presidencial) que disponía la constitución de cámaras cantonales donde hubiese industrias. Y ese era el caso de Guayaquil.

Imagen de una reseña periodística cuando la Cámara de Industrias de Guayaquil llegó a sus Bodas de Oro. Foto: Cortesía Cámara de Industrias de Guayaquil

“La historia de Guayaquil y el desarrollo de su industria están íntimamente ligados a la actividad portuaria. Desde la época de la colonia sus puertos, el fluvial y el marítimo, le permitieron desarrollar una intensa actividad comercial con el mundo y con el interior del país”, cuenta Francisco Jarrín, presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil.

Menciona que Guayaquil fue pionera en el comercio en la primera mitad del siglo XX, “porque el puerto inicialmente se estableció en la orilla del río Guayas, desde el barrio de Las Peñas hasta la calle Olmedo (Malecón Simón Bolívar)”.

Uno de los reconocimientos que la Cámara de Industrias de Guayaquil (CIG) entró en noviembre pasado por un año más de su vida institucional. Foto: José Beltrán

Inicialmente, dice, la manufactura iba de la mano con la actividad portuaria: astilleros navales e industrias conexas. Luego este desarrollo estuvo muy ligado a la matriz agroexportadora de la Costa como el cacao y la madera de balsa, los primeros productos con mayor impacto, sostiene Jarrín.

En lo posterior se desarrollaron más industrias ligadas al sector de las bebidas y de la pesca. A su vez, todas estas empujaron el desarrollo de industrias proveedoras de insumos, como de envases de hojalata, de vidrio, de plásticos y de cartones, agrega el presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil, cuyas empresas afiliadas a este gremio generan actualmente unos 100.000 empleos en esta ciudad. (I)