La madrugada de este miércoles 24 fue hallado un neonato en una de las aceras de la cooperativa Santiaguito Roldós, en el sur de Guayaquil.

Un hombre que se dedica a labores de reciclaje alertó del hallazgo del cuerpo del menor. Estaba dentro de una funda que estaba amarrada y envuelta en una cobija.

Tras la alerta, agentes policiales arribaron al sitio, también llegó una ambulancia. Los paramédicos corroboraron que el cuerpo del bebé ya no tenía signos vitales.

“Era un varoncito, tenía la cara moradita, tenía el cordón umbilical y la placenta”, comentó el reciclador que hizo el hallazgo cerca de la 01:00 y luego despertó a un vecino para que llame a la Policía con la esperanza de que el neonato estuviera vivo.

Publicidad

En un vehículo de Medicina Legal fue conducido el pequeño cuerpo al Laboratorio de Criminalística y Ciencias Forenses para la autopsia de ley.

Personal investigativo de la Policía revisó las cámaras de seguridad de la zona para identificar a quienes abandonaron el cuerpo en la zona, detalló el coronel Francisco Zumárraga, jefe del Distrito Los Esteros.

Horas después del hallazgo, el informe de la autopsia reveló que el menor había fallecido por un infarto, insuficiencia respiratoria y deshidratación. El coronel Zumárraga agregó también que el informe señala que el cuerpo del niño ya estaba en descomposición.

El informe concluyó que se trataría de una muerte natural.

Los moradores del sector se mostraron consternados ante el hallazgo del recién nacido. Algunos comentaban que habían visto en las últimas semana a una consumidora embarazada deambulando por las calles y especulaban que ella pudo haber sido quien dejó al neonato

“Le falta amor a esa mujer. Dejar a su bebé abandonado no tiene razón de ser y si el niño nació muerto le tenía que dar cristiana sepultura, no echarlo a la basura. Hasta cuando se muere un gatito uno tiene más compasión y lo sepulta ”, comentó una mujer que vive a pocos metros del basurero. Ella insistía que ni la peor pobreza justificaba abandonar a un hijo.

Pero no es el único caso reportado este año. Hace menos de un mes, el 29 de octubre, otro recién nacido, aún con el cordón umbilical, fue abandonado en las calles 26 y Q, en el suburbio.

Casi una semana después, una adolescente se identificó como madre del recién nacido que fue internado en el hospital Francisco de Ycaza Bustamante. Ese bebé aún permanece en el hospital hasta que un juez determine si será devuelto a la familia o será dado en adopción.

El ECU911 contabiliza 230 llamadas por abandono de niños, niñas y adolescentes entre enero y octubre de este año. En Guayas se han dado 28 alertas. (I)