Ana Karina Ramírez es la nueva directora de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa). A casi un mes del inicio del nuevo gobierno, se implementan cambios para superar un sinnúmero de problemas en la atención de trámites, inspección de medicinas y otros productos, el combate de la corrupción, entre otros aspectos de la función de esta institución adscrita al Ministerio de Salud Pública (MSP).

Ella dice que hace falta personal en esta entidad para cumplir con todas las competencias de la agencia.

La abogada, que se ha desempeñado en servicios jurídicos y administrativos en entidades públicas como el Ministerio de Justicia, Consejo de la Judicatura (CJ), Consejo Nacional Electoral (CNE), el Hospital Pediátrico Baca Ortiz y diferentes casas de salud del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), también detalla las acciones para combatir la corrupción en su gestión.

Publicidad

¿Cuál es la situación que encontraron en la Arcsa? ¿Qué necesidades hay?

Ya tenemos un mapeo y nos encontramos con falta de funcionarios, tenemos vacíos de personal, necesitamos contratar personal. Vemos una falta de procesos. Lo cual hace que los trámites se demoren, tenemos una discrecionalidad de criterios a nivel nacional. Ya estamos instaurando procesos, nuevos flujos y también unificando criterios para que los técnicos sepan en determinadas situaciones qué es lo que deben aplicar y cuál es la norma aplicable. Esto alineado al último decreto que suscribió el presidente de la República en cuanto a simplificación de trámites.

¿En qué áreas hace falta personal y qué funciones están desatendidas?

Publicidad

La verdad, en todas las áreas. No me atrevería a decir qué es lo que pasó en la administración anterior. Sin embargo, me atrevo a decir que no hubo una debida planificación, simplemente trataron de quitar ciertas partidas, tanto administrativas como técnicas, sin la evaluación correspondiente y eso fue lo que pasó.

¿Qué tipo de funcionarios hace falta?

Publicidad

Necesitamos abogados en las zonas, en territorio, técnicos que revisen los documentos para el registro sanitario, necesitamos personal en el laboratorio. Es en general. Con la nueva administración lo que estamos haciendo es planificando nuevamente de cero, estamos requiriendo al Ministerio de Trabajo la creación de nuevas partidas. Mientras tanto estamos haciendo lo mejor que se pueda para sacar todo lo represado.

¿Cuál es el déficit de funcionarios?

No me atrevería a decirte. En todo caso es un déficit grande. Bastante importante.

¿A cuántos empleados asciende la nómina de la agencia?

Publicidad

Alrededor de 150 personas.

Área de atención al cliente de la Arcsa. Cortesía.

¿Ese es un número reducido para la cantidad de trámites que procesan?

Así es. Tenemos muchísimos trámites, pero confío que con la nueva organización vamos a poder salir adelante. Es importante comentar que el personal técnico con el que me he encontrado es un personal que quiere a su institución, que ha crecido con su agencia. De ellos no he recibido un no. Nos hemos encontrado trabajando hasta las ocho de la noche todo el día. Trabajando sábados y domingos desde casa y en ningún momento he recibido un no. He recibido toda la colaboración. Ellos necesitaban un orden y un mapa trazado por dónde seguir.

¿Cuántas solicitudes o procesos de registros sanitarios ustedes encontraron en cola?

Alrededor de cuatro mil.

¿En qué tiempo esperan solucionar estos problemas de carencias y de trámites represados?

Por orden del presidente nosotros tenemos que presentar en 30 días todos nuestros procesos, en el menor tiempo posible, es decir, si el registro sanitario se demoraba seis, nueve meses, ahora en un mes o dos meses lo tendremos listo.

¿Cuál es la capacidad operativa que tiene la Arcsa en sus laboratorios y en los controles posteriores?

Yo considero que nuestros técnicos en laboratorio tienen la capacidad, sin embargo, en otras administraciones estaban centrados en el control previo de toda la documentación, de lo que presentaban las casas farmacéuticas. (Ahora) estamos haciendo un control previo, pero también estamos intensificando el control posterior. Vamos a hacer (los controles) de manera diaria, a nivel nacional. Nos vamos a centrar más en el control posterior que en otras cosas. Es en donde vamos a ver más resultados.

¿En qué consiste ese proceso de control posterior?

Tenemos dos niveles. En el primer nivel, el equipo revisa la etiqueta (del producto) frente a lo que nosotros autorizamos, es decir, que lo que está en la certificación sanitaria conste en la etiqueta del producto. En el nivel dos cogemos muestras del producto y lo analizamos en nuestro laboratorio.

¿En qué porcentaje se estaba cumpliendo eso?

Antes no se estaba cumpliendo, es más, encontramos todas las inspecciones paralizadas. Ahora las estamos retomando nuevamente.

¿Este segundo control se debe de hacer a todos los medicamentos?

Es mi idea hacerlo a todos los medicamentos en una planificación que la conoceríamos con el coordinador zonal y con el coordinador de control posterior que está aquí en planta central, para que no se filtre la información y no nos estén esperando.

Para que sea sorpresivo.

Exactamente, todo debería de estar en orden siempre.

¿Cuántas inspecciones estaban suspendidas?

Es que las inspecciones ni siquiera estaban planificadas. Lamentablemente lo que se estaba haciendo era que el coordinador zonal enviaba a sus técnicos a realizar los controles de nivel uno y dos, pero lo hacían de manera desordenada. Ahora lo estamos haciendo de manera ordenada, por territorio, por importancia, aunque todos son importantes, pero recién ahora hemos retomado.

¿Se puede decir que hubo medicamentos que circularon entre la población que no fueron inspeccionados y que pudieron haber tenido alguna irregularidad en su composición?

Eso lo sabremos cuando hayamos hecho las inspecciones nosotros ahora. Eso no se lo puedo decir. Una vez que las hagamos yo le puedo decir con claridad.

Para analizar las muestras, por ejemplo de medicamentos, se necesitan equipos de laboratorio óptimos. ¿En qué estado se encuentran?

Nuestra capacidad humana, es decir, nuestros técnicos están capacitados. Lamentablemente también se ha despreocupado la actualización de los equipos de laboratorio. Es una pena, pero estamos retomando el tema junto con el Ministerio de Salud y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para solventar y actualizar todo el equipo de laboratorio. Estamos trabajando ya en un proyecto sobre eso.

¿Cuántos laboratorios hay?

Tenemos tres laboratorios: Quito, Guayaquil y Cuenca.

Laboratorio de Arcsa. Cortesía.

¿Y la situación de desatención se ha dado en esos tres laboratorios?

Así es. En las tres.

Otro de los procesos que tiene gran demanda es la aprobación de medicamentos para su comercialización, en qué consiste y cuánto tiempo dura la aprobación o respuesta de la Arcsa.

El usuario ingresa los requisitos: permiso de funcionamiento, certificado de buenas prácticas, certificado de producto farmacéutico. Son varios los requisitos. Ingresan a la Dirección de Registros, ahí es donde se le asigna un técnico, quien hace los análisis correspondientes y pasa a la emisión del respectivo certificado. Eso se le entrega al usuario e inmediatamente pasa a la Coordinación de Control Posterior, donde se asigna cierta fecha y se realiza la inspección.

La aprobación se estaba haciendo de acuerdo con la complejidad del medicamento, se daba en seis, nueve meses, en el mejor de los casos. Con el nuevo proceso esperamos que estén en máximo dos meses. Estamos trabajando a full en eso.

Otro de los grandes problemas en instituciones públicas es la corrupción. ¿Cuál es la directriz que existe en la Arcsa para combatirla?

En ese tema soy inflexible. Yo parto del tema de no creer en errores de buena fe. Hay cosas que se pueden y otras que simplemente no se pueden hacer. Sobre esas cosas que no se pueden hacer, no las voy a tolerar, tanto es así, es que estamos en un análisis de talento humano a nivel nacional de todos los servidores de la Arcsa. Te lo voy a decir así frontal, ser vago también es corrupción. Que los trámites se estanquen también es ser parte de la corrupción, porque tú los demoras a cambio de algo y eso no está bien.

¿Cuáles son los criterios de ese análisis?

Se está haciendo un análisis de las denuncias y quejas que están en nuestros registros y que se pueden hacer a través de nuestros canales que están publicados en nuestra página web. También se analiza la producción y los trámites asignados a los técnicos. Se puede verificar que existen trámites que no tienen razón de seguir esperando. Entiendo el tema de la pandemia, pero hay casos en que no hay razón aparente.

¿Estos canales de denuncia en la página web funcionan? ¿Quién los revisa?

La instrucción es la siguiente. Esos correos electrónicos se revisan de manera diaria. Hay un funcionario encargado de darle seguimiento hasta que se resuelva.

¿Qué se ha pensado para eliminar tramitadores e identificar esos brotes de corrupción más allá de las denuncias ciudadanas?

Los ciudadanos no necesitan tramitadores, aquí les vamos a dar el acompañamiento. Cada trámite tiene su tique y por ahí podemos dar seguimiento al comportamiento normal de los trámites. He pedido al departamento de Tecnología una revisión diaria de los trámites para ver si todo está marchando con normalidad. (I)