Los jóvenes guayaquileños Jaime Quimí y Lissette Velasco no tuvieron ni la guía ni el ejemplo de algún familiar que esté en el servicio de control de tránsito para empezar su carrera profesional.

Las circunstancias personales y económicas los llevaron a apostar por convertirse en agentes de tránsito en la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM) en la primera convocatoria, hace siete años, y ahora se convirtieron en los mejores puntuados en la graduación del ascenso de agentes civiles de tránsito 2.

470 uniformados de la ATM recibieron ascenso como agentes civiles de tránsito 2 y con ello ganarán $ 200 adicionales

Ellos fueron parte de los 470 uniformados que se graduaron el martes como agentes civiles de tránsito 2 en Guayaquil, luego de siete años de servicio en esa institución.

Publicidad

Jaime comentó que desde pequeño le llamaba la atención ser agente de tránsito; sin embargo, no vio ese sueño como próximo y empezó a estudiar una carrera de Ingeniería Empresarial, que finalmente dejó para ingresar a la ATM.

“Sí, no se había dado la oportunidad de un trabajo estable hasta que la ATM me abrió las puertas. Puse pausa a mis estudios para perseguir mis sueños. Me motivaba el ser uniformado y servir a la ciudadanía. No tengo familiares uniformados; yo sería el primero de mi familia, y me aventuré en este reto, siempre pensando en completarlo satisfactoriamente”, explicó.

Lissette vivió una situación similar. Ella se graduó de ingeniera comercial; pero, en busca de una estabilidad laboral, apostó por el concurso para agente de tránsito y fue escogida.

Jaime Quimí es egresado de la carrera de Ingeniería Empresarial; sin embargo, optó por cumplir su sueño de ser agente de tránsito en Guayaquil. Foto: Francisco Verni. Foto: El Universo

“Yo me aventuré por ingresar a esta carrera. Me animé a postular, a concursar para ser agente de tránsito. No me imaginé ser la mejor puntuada. Siempre me he dedicado a esforzarme, a dar lo mejor”, comentó.

Publicidad

No obstante, su trabajo ahora se vuelve más complejo, sobre todo en el contexto de inseguridad que vive Guayaquil.

Ellos comentaron que se mantienen atentos al salir a las calles, por la posibilidad de que se pueda presentar alguna emergencia que ponga en riesgo su vida. Es por eso que, como parte de las medidas para proteger a los agentes, la ATM solicitó la autorización, ante el Ministerio del Interior, para la adquisición y dotación de chalecos antibalas.

Los turnos que los agentes cumplen son de 06:00 a 14:00, de 14:00 a 22:00 y de 22:00 a 06:00; son turnos rotativos, que siempre están cubiertos.

Ambos uniformados pidieron a los conductores que pongan más de su parte para cumplir las leyes de tránsito, sin necesidad de que haya un agente en cada esquina; que sea por su educación el respeto hacia ellas. (I)