Francisca junto con su hermana no aguantaron las lágrimas mientras oraban por la salud de su mamá, internada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la clínica San Francisco. Ellas fueron de las primeras en llegar a visitar a la imagen del hermano Gregorio -en el día de su beatificación- en la parroquia San Antonio de Padua, en Urdesa norte, el último viernes.

A ese sitio llegaron de manera fluida y respetando de forma estricta el distanciamiento decenas de feligreses a pedir por la salud y por el trabajo en medio de la pandemia. Francisca llegó con su padre, que tenía un traje antifluido, protegido con mascarilla y visor, y con su hermana, quien es personal de salud de la clínica donde tienen a su mamá.

“Yo estoy pendiente de ella, la cuido, estoy ahí, ya tiene 18 días internada, es muy duro. Hoy hemos venido a pedirle el milagro al hermano Gregorio, que sane a mi mamá, que supere esta enfermedad, se lo suplicamos”, explicó la mujer mientras lloraba.

A más de esta familia que llegó desde Flor de Bastión, también estuvieron parejas, adultos mayores solos y acompañados.

Uno de ellos fue Claudio Farías Moreira, de 70 años, quien llegó a agradecer por su salud, pues no se ha contagiado de COVID-19 y se ha mantenido sano.

“Me he cuidado mucho, siento qué bendición es estar sano. Yo soy devoto desde hace más de 35 años. Recuerdo que a una hija mía la desahuciaron en el hospital, yo entré en desesperación y rogué la presencia del hermano Gregorio, sentí su presencia, es algo inolvidable, mi hija se salvó; los doctores, admirados”, recordó el señor, quien comentó que siguió la transmisión del acto de beatificación el pasado viernes.

Muchos de los asistentes indicaron que optaron por visitarlo y encomendarse a su protección aprovechando que era el día de la beatificación. Sus feligreses llegaron a pie, en carro, en sillas de ruedas, con bastón, nada impedía la visita a la imagen del venerado médico venezolano.

La tarde del viernes también se desarrolló una charla sobre su trayectoria y beatificación, a las 17:00, y una misa en su honor a las 18:00, informó la Arquidiócesis de Guayaquil. (I)