En Guayaquil, cinco centros de diversión nocturna fueron clausurados la noche del viernes pasado por incumplir las medidas de bioseguridad, emitidas por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal. En los establecimientos se registraron aglomeraciones y algunos de los asistentes no usaban mascarillas.

Por ello se procedió al retiro de los ciudadanos y a la clausura respectiva, tras la ejecución de un operativo municipal de control, que fue presidido por la Dirección de Justicia y Vigilancia.

Mientras, la noche del sábado 22 de enero también se realizaron operativos de control en diferentes sectores de la ciudad. En las inspecciones no se presentó ninguna novedad, afirmó el cabildo en un comunicado.

La operación de bares y discotecas está restringida, de acuerdo con la resolución del COE cantonal. Solo pueden funcionar locales como restobares.

Publicidad

El Municipio señaló que los controles se mantendrán en la ciudad para evitar los contagios de COVID-19, virus que con todas sus variantes ha contagiado a 664.664 personas a nivel nacional desde febrero de 2020. Además, ha causado la muerte de 34.287 ecuatorianos, hasta el pasado 20 de enero, según cifras del Ministerio de Salud.

En días pasados, el 18 de enero, el cabildo también clausuró un centro educativo por albergar a doce alumnos en clases presenciales. Esto lo hicieron luego que el COE cantonal reiteró que las clases presenciales en el cantón quedaban suspendidas por 30 días.

Recuperación de espacio público

En Guayaquil se realizó la recuperación de un espacio público en la vía a la costa, a la altura de las urbanizaciones Puerto Azul y Arcadia, a través de un operativo de control.

Publicidad

En ese sector, en los parterres y veredas se habían instalado puestos para la venta de diferentes artículos, lo cual fue denunciado por los moradores de los conjuntos residenciales.

Comerciantes fueron desalojados de parterre y veredas de la vía a la costa. Foto: Cortesía

Los residentes alertaron al cabildo sobre la insalubridad y desorden que se generaba en el sitio, por lo que agentes de Control Metropolitano ejecutaron el desalojo ordenado de los comerciantes que vendían frutas, mariscos y alimentos preparados.

Además, para mantener el área despejada, el Municipio afirmó que continuará con patrullajes a lo largo de la vía a la costa. (I)