La búsqueda se da a través de portales digitales dedicados a la presentación de ofertas laborales, publicaciones de compañeros o amigos, contactos con algún referido o por medio de la misma universidad. En medio de la crisis sanitaria y económica, varios universitarios que están en la última etapa de su carrera intentan conseguir sus primeras experiencias en el área profesional de sus estudios, requisito obligatorio para continuar con su titulación.

Ese es el caso de Ariana, Gabriel y Evelyn, quienes cursan distintas carreras en universidades de Guayaquil y Samborondón. En estos meses de pandemia se mantienen en la virtualidad de sus clases y con la preocupación ante la dificultad por distintas razones para ejecutar sus pasantías laborales en una empresa o institución y así poner en práctica lo aprendido en los últimos tres o cuatro años de estudios.

Ariana, estudiante de Ingeniería Ambiental, cuenta que desde octubre del año pasado intenta cumplir con las horas laborales que requiere su universidad. Para ello ingresó a la Bolsa de Trabajo de la institución y permanentemente chequea las opciones, aunque pocas, que le envían a su correo electrónico.

Además, ella explora en portales donde se difunden oportunidades de pasantías, sin embargo, algunas hasta piden experiencia preliminar para el puesto, una de las principales trabas en su búsqueda, ya que ella siguiendo una de las condiciones de una beca obtenida para sus estudios no puede trabajar, solo tener prácticas y dedicarse a su labor académica.

Publicidad

Becas y ayudas financieras a estudiantes universitarios se mantienen en este 2021 en Ecuador

“He visto que piden pasantes, pero encima requieren que tengan seis meses de experiencia cuando el punto de una pasantía es adquirir la experiencia como tal, no tenerla”, dice la joven, quien ha enviado 20 solicitudes de pasantías laborales sin éxito, entre esas a una empresa peruana.

Otros compañeros solo por cumplir el requisito han aceptado las pasantías sin reconocimiento económico, cuenta. Ella ahora analiza una propuesta para colaborar con una consultora ambiental que también no le entregará algún apoyo mensual por su labor.

“Ya viéndonos obligados por hacerlas nos tenemos que meter a hacerlas gratis solo por cumplir el requisito..., es bastante frustrante la verdad”, señala la estudiante a quien le restan dos semestres para culminar su malla académica y teme que se crucen las prácticas preprofesionales con su titulación.

En el caso de su universidad puede realizar sus prácticas a partir del cumplimiento del 80% de su malla académica.

Una situación similar vive Evelyn, estudiante de octavo semestre de la carrera de Leyes. Ella cuenta que varios compañeros de otras carreras deben buscar oportunidades de manera presencial pese a las restricciones de pandemia. No obstante, ella lo hace a través de conocidos o indagando en redes sociales, pero también se ha topado con la traba de que solicitan experiencia. “Ya tengo desde el año pasado para hacer prácticas, ya sea por conocidos, por mi papá o por las mismas agencias de trabajo, pero no he tenido la oportunidad, se demora un poco más el trámite para la culminación de mi carrera, genera una preocupación porque sabes que uno está esperando esa oportunidad... Es frustración y desesperación a la vez”, dijo la estudiante, que considera a la virtualidad como una ventaja para atender sus clases y colaborar con alguna empresa, cosa que hasta ahora espera.

En cambio, Gabriel Andrade, estudiante de sexto semestre de Psicología, cuenta que este problema lo percibe desde antes de la pandemia, sin embargo, cree que ahora en las clases virtuales se han limitado más procesos académicos y eso considera que repercute más en acceder a practicar los conocimientos impartidos por sus docentes.

En su caso ha postulado para el área organizacional de varias empresas sin obtener respuestas positivas, algunas le piden colaborar cuando él tiene horarios de clases, por lo que ha desistido. Por ahora, resalta que la universidad gestiona con empresas para ayudar al estudiante que culmina su tercer año. Aquello lo replican otras instituciones en relación con la demanda laboral. (I)