El Municipio de Guayaquil desplegó cuadrillas de atención sanitaria a la ciudadela Samanes, norte de la ciudad, donde usuarios pagan por fumigación particular para hacerle frente a los mosquitos.

Personal de fumigación antivectorial, de desratización, de recolección de basura, de áreas verdes, incluso de vigilancia epidemiológica.

En Samanes 4, vecinos de la manzana 415 pagan a un jornalero para que fumigue alrededor de 40 casas y otras 40 del frente.

El habitante Carlos Reinoso, con 26 años en el sitio, mencionó que "hacen la vaquita" aportando $ 2 por vivienda, para el pago del obrero y la compra del insumo químico.

Los brigadistas municipales ingresaron a las casas para ejecutar labores de fumigación y alertar a moradores sobre la eliminación de criaderos de mosquitos.

"En una casa encontramos llantas en el patio, apenas cayó el insecticida los moscos salieron", comentó Fanny Andrade, integrante de las cuadrillas.

El Municipio de Guayaquil interviene barrios cada semana para atender necesidades sanitarias.

El equipo de vigilancia epidemiológica busca posibles casos sospechosos de COVID-19. (I)